fUera!

Hoy me dio por la ecología, creo que es tiempo de poner "la basura" (rencores, dolores, recuerdos insanos, etc.) en su lugar y de lavar los trapos sucios.

Caigo en la cuenta, de que la mier$ita con la que andaba, se creía el mismísimo Dios, encarnado de la Virgen María, hecho hombre y todo  lo demás. Y como yo soy vil pecadito terrenal, pues me dije...qué hago yo con esta Deidad, no la merezco. ¡Ja!

Bue... me pesa mucho decir, que otra vez hubo un intento fallido de reconciliación  con El innombrable, después de no sé cuántos  exorcismos fallidos también. Y quiero mencionar que cuando decía "NO GRACIAS, NI  GANAS" era verdad... era lo que sentía. Y luego, no sé cómo de  un momento a otro caí, y lo necesité tanto.

Muy en mi fondo silencioso, lo observaba  a detalle. Las cosas que no soportaba, seguían ahí, y de las cosas que me enamoraron de él, sólo encontré una, pero fue muy débil.

La reconciliación duró sólo 19 días.
Me declaro CULPABLE, culpable de buscar siempre razones para no seguir... y las encontré.

En esos días, aprendí muchas cosas de mí que no conocía, me gustó esa parte, por ejemplo mi mejorado autocontrol en situación de crisis (cosa q él definió como falta de interés), entre otras cosas. Pero siempre tuve miedo. Miedo, de dejar que las cosas sucedieran sin esperar más, o mejor dicho, esperando mucho y sabiendo lo poco o NADA qué él quería dar.

En fin, al principio de la "reconciliación"  le puse las  cartas sobre la mesa:
1. No quiero un papá / esposo alcohólico.
2. No quiero ni una sola mentira ni verdades ocultas.
3. No quiero rondándote a ninguna perrita faldera.
4. Si vas a estar aquí, lo vas a hacer oficial. Eso quiere decir, que tu familia, tus amigos y "QUE TODO MÉXICO SE ENTERE" van a saber que estás conmigo. TRADUCCIÓN: cualquier perrita faldera que te ronde, también se va a enterar.

Y dos más,  que fueron parte importante del truene:
5. No quiero que le andes cuidando el rabito a tu jefa para que no se lo vayan a maltratar en las 2 cuadras camino al macrobús. Cosa que justificó como "armonía laboral" y que no podía dejar porque no sabía qué explicación le iba a dar a su jefa.
6. Vas desactivando tu "feisbuk" con tan honorables fotos, por RESPETO. A lo que respondió finalmente, que si tanto me molestaban, que no las viera. Sabio, eso sí. Ja!

Le dije: "No me alcanzan los dedos para pedirte mil cosas... y  honestamente, no creo que sea pedir demasiado, pero tú, no quieres despedirte de tu vida de solterito y ¿sabes una cosa? LO ENTIENDO. Y ¿sabes otra? LA VIDA ES MUY CORTA y no estamos para perder el tiempo, si crees que no puedes con esto, AHÍ MUERE, como dicen los nacos (sus compañeros).

Me sentía como en lo más alto de una montaña rusa, en la que podían  pasar 2 cosas:
1. Si me dejaba caer, iba a quererlo hasta el infinito y más allá, absolutamente vulnerable al dolor, aceptando cualquier migaja de amor.
2. Pero  opté por esto: ALTO Y MARCHA ATRÁS.

Tomaré estos 19 días como referencia, que fue un resumen del miedo, de la incertidumbre, del dolor, de la humillación, de la duda, de la deshonestidad, de la concha y  todo lo demás que viví. Opté por mi tranquilidad y solté al pajarito, para que le diera vuelo a su hilachito con plena libertad.

Así que no todo estuvo en mí. Yo tenía muchas ganas de quererlo otra vez, de hecho lo quise. Hasta me asusté en estos días... casi 4 años en trance (separados), repitiéndome y constatando que no le quería en mi vida nunca más. Y esos 19 días, juro que lo amé, lo quise, lo necesité y todo lo demás. Y también, juro que  ahora vuelvo a sentir que no lo amo, que no lo quiero, que no lo necesito, ni todo lo demás. Vuelvo al trance de tranquilidad, me duele, claro... pero prefiero tenerlo lejos. Era cosa de dos, de reconquistarnos, de cuidarnos, de respetarnos mutuamente, pero él no quiso subirse conmigo a la montaña rusa, prefirió jugar con sus carritos chocados.

Bueeno, es que él también puso sus condiciones... jajajaja. Y yo tan desperdiciada que soy, no lo valoré, no supe aprovechar la oportunidad que me daba para quererlo. No supe entender que "dejar las parrandas y a las perritas falderas, no podía ser de tajo... que yo tenía que darle tiempo para que él pudiera desprenderse progresivamente". Es que soy una aprovechada, porque yo lo quería todo para mí y él también tiene una "vida privada" en la que yo no debo meterme, por que él también es para sus amigos y amigas en la la playa, para llevar a su vulgar jefa a la parad del macrobús, etc.

No, no pude entenderlo y por eso no quise seguir.
Porque no me parecían sus actitudes, ni sus llamadas a cualquier hora "por cuestiones de trabajo" aaaah... si ya decía yo que por eso era millonario, Ja!

A veces me quiere doler, pero miro atrás y encuentro otra vez el valor y las razones para entrar en trance  y decir: SE ACABÓ.

Y encontré otra razón más cuando le dije "no quiero seguir". Me respondió "lo que pasa es que tú me sientes muy seguro, y me quieres someter a tus condiciones (peticiones 1-6 que le hice)... te voy a dejar en paz, pero te voy a pedir un favor: por más deprimida y triste que estés, por favor, no me vayas a llamar".

No pude evitar que la cara se me cayera hasta el suelo de incredulidad. Hasta dónde llega su Divinidad. Como lo que hice fue reír antes de decir "no puedo creer tus aires de grandeza", salió muy indignado.

Cambiando de tema, me sorprendió que El innombrable me dijera sobre encuentro de sexta dimensión, (tipo Chapala), que tuve con el guapo hace algunos ayeres y hace otros ayeres con el bobo. ¿Desde hace cuánto tiempo lo sabía el innombrable? ¿Todavía no le cae el 20 de quién soy yo?

En fin, de esto sólo alcanzo a ver dos cosas:
1. Algunos tipos son unos miserables sinvergüenzas que cuentan intimidades que no tendrían que publicarse más que en mi blog, jajaja.

2. Qué bueno, que siempre he sido una reprimida sexual, porque ahí anduviera yo, en boca de los miserables sinvergüenzas y más jajajaja.

Así, la historia pues.

Comentarios

Lo que no olvidan...