dE regreso a la realidad



No, no es culpa del feisbuc, sabía desde el principio que las cosas no estaban bien... pero nunca es tarde para remediar. Aunque el remedio lo aplique una y otra vez sin resultado. Había cosas que no me cuadraban desde siempre... sus ganas no estaban, sus medias horas de diaro nunca me ajustaron, siempre tenía prisa para irse. 

Quisiera guardar todos los detalles para armarme de coraje, porque la verdad es que estoy rota. Y por      otro lado, quisiera anularlo, borrarlo por completo... y no puedo, y  ojalá esta vez sí pueda.

Desde hace días lo notaba más raro que nunca.  Más mentiroso que de costumbre... caía en contradicciones, se trababa, se ponía nervioso y me atacaba y eso siempre ha sido mala señal.


Cumplimos 5 años de "feliz matrimonio" (fue sarcasmo). Pensé que iba a ser una fecha importante de festejar porque todo este tiempo no estábamos juntos. Pero no fue así y su reacción hizo que la quijada me cayera al suelo "Sí, ya sé... hoy es 17, es nuestro aniversario y qué". No me atreví a decirle que quería que pidiera el fin de semana para irnos a algún lado de luna de miel. ¿Para qué? Y ahí empecé a sentir que me hundía.


Ése día decidí  entrar a su feisbuc a ver qué novedades me encontraba. Uf, y fueron muchas... si ya decía yo que el feisbuc es del diablo.


Entendí sus nerviosismos, sus prisas por irse, sus cuidados para no dejar a mi alcance su teléfono, sus contradicciones, sus mentiras.


Tuve sentimientos encontrados.
Primero coraje, luego asombro: tengo a mi lado al mejor actor del mundo. Otra vez coraje ¿cómo es capaz de ser tan doble cara?, de venir a mi casa con cara de mustia a decir que está agotado para cualquier otra cosa y que le urge irse a cagar. Y salir y transformarse en el alma de sus fiestas ocultas, en el mejor amigo de sus ex novias, en el coqueto más cariñoso del mundo.


Y entonces pensé ¿pero entonces qué quiere aquí?... y todavía no lo entiendo.


Le llamé y exploté, porque justo ése día no pudo venir porque estaba muy cansado. Sólo me quedé con mi coraje porque no resolví  nada.


Y venía el día del padre... pensé que no le iba a dar lo que ya le había comprado, que mejor iba a darle una carta melodramática con el oficio del divorcio firmado. Y se llegó el día del padre y traté de ignorarlo lo más que pude. Pero le vi la cara y sentí lástima... y decidí darle su regalo. Me sentí miserable porque vi que se le transformó la cara, se alegró. Pero no cambió nada, agarró su regalo y en tres segundos ya estaba listo para largarse a festejar con su familia (sin papá). Me quedé pensando... a ver, ¿qué  no tendría que pasar el día conmigo y con Lolo su hijoooo? En fin, no quise aguadar la fiesta y no dije nada.


Pero llegó el lunes y empecé a cuestionar todo.
Desde por qué decir en su feisbuc que es soltero, ligarse de amante por un día con una fulana, tener agregadas a sus exnovias y coquetearles, tener fotos de sus parrandas (abrazado y de la mano de su exnovia), tener fotos estando en mi casa (pero donde sale él solo). Le dije que le pasaba todo, que  para él no era malo... pero que porqué no ponía una foto donde estuviéramos juntos y porque no comentaba que éramos una feliz pareja... 


Su respuesta fue simple y estúpida, como él.Al final dijo que prefería cancelar su feis antes que relacionarse conmigo.


Quise explotar y hacerlo tragarse el papel del divorcio por el full para después sacárselo por los ojos. Pero siento que me porté con mucha dignidad... 
Sólo le pregunté: "Bueno, ¿qué sigue?",  y muy en su papel me dijo "Pues el trámite, ya me voy".


Y entonces saqué mi As que tenía escondido en el closet (la demanda de divorcio que yo ya había firmado): "¿Ah sí?, pues espera... fírmalo de una vez". Jajaja, no voy a olvidar su cara que por un segundo se desencajó.


En fin, tardó varios días en aparecer... llamó preguntando por Lolo para llevárselo a comer, y aproveché para pedirle las hojas. Cuando llegó por Lolo me las entregó y se lo llevó.


Eso fue apenas ayer. 
Y entonces me rompí en mil... no que andaba muy brava pues.


En fin, que esto acabe pronto.

Comentarios

Lo que no olvidan...