kA Me Ha Me Haaaaaa!



:D

aY que caray, esto de estar ardilla me ha dado ciertas satisfacciones. El viernes hice una travesurota, sí ya sé, es la historia sin fin. Y SINvergüenza.

dEspués de eso, me sentí con una sonrisota de oreja a oreja... por un rato, luego llegó el tradicional ritual: reprocharle, odiarle, extrañarle, amarle, dejarle libre.

eL viernes fue el cumple del Inombrable. Pensé en mil y un maneras de sorprenderle de manera no muy grata, de hecho ingratísima. Y luego dije: no vale la pena.

pEro lo hice. No pude contenerme. Tal vez no fue tan dramático y teatral como yo quería... o tal vez sí. En fin, por lo menos me desahogué. Ja.

lE mandé un correo bieeeen ardilla, como los que yo me sé.
mIs conclusiones:


1. Soy bien miserable cuando me lo propongo.

2. Seguramente con eso estoy mostrando mi total debilidad y gritando a los mil vientos cuánto me duele. Pero qué importa, por lo menos me desahogué.

3. Estoy dudando que entienda lo que quise decir, porque yo como digo una cosa, digo otra y a veces sólo me entiendo sola.

4. Ya sé que esta historia la he contado una y mil veces, pero si no la escribía: TRONABA. Sí, a veces me da flojera contar las mismas historias de siempre :(

En fin, una vez leí en el blog de Elisa de Cremona que le había mandado ardillamente una corona fúnebre a su ex con un listón diciendo "Para ti que te me has muerto". Jajajaja, me imaginé mandando algo así, porque la sorpresa debió ser grande y muy desagradable para el tipo.

Sí. Creo que es una estupidez, que tomé una actitud idiota, ardilla y hasta cierto punto denigrante.


Nooo. No tiré mi dinero mandándole su coronita... creo que me daría mucha vergüenza, todavía mi ardor no llega a tanto. Lo que hice fue mandarle un correo bieen ardilla.  Se intitula "fEliz mañana", ya sabrán el drama y "diplomacia".

Y dice así:

fEliz mañana

mAceta:

Me hubiera gustado que las cosas esta vez fueran diferentes...
Pero al contraario, todo sigue igual en tu vida, desde hace más o menos 10 años.

En fin, este no es un mail para reproches   [jajaja]. Ya sabes entonces para qué.

A pesar de todo, deseo que mañana, en tus 30 inviernos, te la pases bieeeeeeeen pedo, como te gusta, que festejes con todas las que nunca pudiste olvidar y con casi todos los que te quieren (porque estarán 2 personas ausentes, pero ni falta que te van a hacer). Te lo mereces :D

También deseo que tu vida sea fantástica, como siempre la quisiste, que esté llena de libertad, amigas fieles frustradas y baratas. Te lo mereces también :D

Yo me siento contenta porque tuve momentos felices, aunque no siempre los compartimos. Nuestra historia no podía haber sido diferente, lo sabíamos... te faltaron ganas.

En fin, gracias por todo lo bueno y lo malo.
¡Que pases feliz cumple!

mOi

Él, como siempre, calló (inteligentemente).
Yo me regocijé de mi osadía. Y me la creí... por un momento dejó de importarme y pensé (resumen del correo que le mandé) "Pobre idiota. A qué más puede aspirar, sino andar de borrachillo y con sus putillas baratas. Qué poca dignidad de pendejas, seguir esperándolo 10 años después (me mordí la lengua gachamente) (y doblemente).

Esa fue la fase "le desprecié"de la crisis.

Luego, llegó la incertidumbre y la fasé "le odié". Hijoepú... él pachanguéandosela, y yo de pendeja tomándome el tiempo para madarle un correo bieeeeeeen ardilla, casi casi diciéndole: me duele que te hayas ido y prefieras estar con las baratijas esas.

Después, la fase "le reproché"... si yo siempre le di todo, él nunca lo valoró, blablablá.

A continuación, la fase "le amé"... si lo quiero, si no lo quisiera no estaría aquí dándole vuelo a mi imaginación, haciendo y deshaciendo(me) historias.

Ya para la salida de la madrugada, se presentó la fase "le liberé": total, que haga de su cu. un papalote. En su salud lo hallará (qué frase) (verídica, como dicen).

Y desperté para andar sombie otra vez, pero anulándolo de mi cerebro hueco para reiniciar otro día: SIN Él.

Sorpresa!
En la tarde-noche vi en mi cel una llamada perdida. Sentí un vuelco. Y llegó un conato de crisis: "me emocioné", "me desencanté", "le reproché entrometerse en mi día en el que lo pongo en espera", "le odié"... y "le dejé libre". Ignoré la llamada y terminé el día con mis planes.

Qué ironía, rara vez salgo de parranda. Ésta vez, se dieron las cosas de manera que no pudiera safarme. Y no me opuse.  De estar pensando cosas en mi casa a estar acompañada de mi Sangría señorial y mis buenos amigos.... pues me fui. La pasé bien. Mucho.

No hubo crisis, porque me quedé dormida.

La historia no ha terminado...
Hoy me levanté, previa anulación de su existencia en mi faz.
Tarán: hoy aparece con un mensaje.

Mis previas conjeturas:
1. No fue la parranda como yo me la imaginé.
2. Por lo que puso, su plan fue más bien tranquis, nada qué ver con él.

10:00 pm
"Vine a ver tu peli. A tu novio, como dice lOlO. Espero y  esté buena. Saludos"


Llegó el ritual relámpago de crisis. Le contesto, no le contesto...
No pude resistirme, para variar:

zOé 11:20 pm
"Me estás presumiendo? Jajaja, yo la vi en la premier. La peli, nunca ha sido buena... los buenos son mi novio y el lobito más. Que te diviertas, como a ti te gusta ;)"

11:31 pm
Pedofila, jajaja.

zOé 11:35 pm
"Mmm se nota quee estás disfrutando tu peli. Pedofilia? Y yo que creí que sólo los mayores me gustaban! Ya eres del club. Ahora sí ya estás grande para payasadas, jajaja.

Y calló.
Jajajaja

Y finalmente pienso (yo y mis historias) que entonces no debe estar pasándola tan bien si tiene tiempo de mandar sus mensajitos en pleno festejo (esa historia me suena conocida).

Quiso llegar la crisis de "lo extraño" y los "le amo"... quise aventar mi carne a quemarse al asador y decirle, ya Maceta, te extraño... ¿no te hubiera gustado tenerme abrazada mientras yo veía a mi novio en la peli?. Pero no lo hice, me contuve. Y  callé también.

Creo que esta venganza que me saboreo (porque no sé si en verdad le está sufriendo), me supo bien. 

Eso de ser ardilla, saca mis dolores a flote y me libera.
Ka me Ha me Haaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Así que, Maceta, no te acerques o no respondo. 
Mis palabras pueden ser bieeeeeeeeen venenositas cuando me lo propongo.

Comentarios

Lo que no olvidan...