nAda

nO.

Ni crisis, ni dolor, ni angustia, ni depresión, ni coraje, ira, edá y ey.
nAda.
Es extraño.

Estuve platicando con el Innombrable. Ay qué cosas... de pronto me causa gracia.
¿Qué pretendes?, le dije. "Es que te extraño". ¡No me digas!, ¿eso qué quiere decir? "Pues que te extraño como mujer, me eres indispensale". (Casi quise reir, pero me contuve para ver hasta dónde llegaba su falta de nombre, su falta de significado y su falta de madre). Ah, ¿eso quiere decir que extrañas el sexo?... pues sí (con ojos de borrego a medio morir). Sonreí dulcemente y lo abracé: yo también extraño a un hombre, pero no eres tú.

Jajaja

Al final le dije... mira, yo, como tú, la pasé muy bien este mes (jajaja, quitando las crisis de media noche). Me divertí y también estuve muy tranquila. Sólo te voy a pedir un favor, no te olvides de Gael, no tiene nada qué ver en esto. "Es que no he tenido tiempo de verlo, tengo mucho trabajo". Bueno, como sea... quiero ser clara contigo: La de hoy, ya no volverá a estar. No te quiero ni como marido, ni como amante,  ni como amigo ni como nada. Ya tengo todos los papeles para el divorcio, pero los juzgados están de vacaciones, en estos días voy a ver a Mor. Me dice que el proceso normal dura tres meses, si todo sale bien, pero como tenemos palancas, va a ser menos engorroso. Normalmente son tres juntas, una para abrir la demanda, otra para ratificar y otra para firmar el acta. Para nosotros sólo va a ser una junta y ahí vamos a hacer las tres firmas. Eso sí, los tres meses tenemos que dejarlos pasar de rigor porque así es el trámite y para que salga la sentencia (suena bien fea). 

"Dices que no me quieres ni como amigo. Pero quiero que sepas que si algún día necesitas algo, cualquier cosa o simplemente platicar, sabes que siempre voy a estar para ti?". Gracias, eres muy amable... pero espero que no. Buenas noches.

Y cerré la puerta de mi casa  y todas las demás.
Podría entrar en crisis... pero estoy harta, cansada y carente de sentimientos.
Finito.

Y tal vez no esté tan de buenas.

El otro día, el incansable entró a mi feis y me mandó un mail: "estás más cachetona"... y quise insultarlo, pero sólo le dije (y lo dije en serio): Criticón, ¿no tienes nada qué hacer? Estoy enojada porque me dijiste cachetona. Adiós.  No me hables. Respondió: "Fue de cariño".

Hoy apareció nuevamente: "¿Ya me perdonaste?". No. ¿Qué tengo que perdonarte por obra del Espíritu Santo?  (quise decir: qué has hecho para que te perdone). "¿Y si te mando flores?". Lo pensaré. "Ok, pásame  tu dirección para mandártleas". Ay incansable... la verdad, no soy tan barata. Y no me refiero a lo material (quise decir, a mí con regalos no me compras).

Calló.
Finito.

Y apareció el Estafas: "¿Hola, yo estoy bien y tuercas?"
Bien, gracias... tengo qué irme. Que sigas igual.
"Hey, no te vayas... ya no sé de ti". Ay estafas, yo sigo haciendo lo mismo en el mismo lugar... ya como tú eres nómada hasta de cel. En fin. Cuidate, tengo que irme. Bye.
"Oye ,oye. No te vayas, pásame tu cel"
Callé.
Finito.

In- finito.
Y más allá.

:)

Comentarios

Lo que no olvidan...