mMmmm

Si pudiera, guardaba en frascos el olor del cHocolate.

Si pudiera, contenía el aliento para conservar el aroma sin dejarlo escapar.

Si pudiera, regalaba frasquitos con aire olor a chocolate para sedar las histerias, dolores, tristezas y entrar en trance "la vida es bella".

Si pudiera...

Pero como no puedo, me conformo respirar profundo, de camino al trabajo, al pasar todas las mañanas por la fábrica de cHocolate Ibarra.

¡Qué aroma!, me transporta, me relaja...
Sí, creo que sigo fumada desde anoche :s

Jajaja

Comentarios

Lo que no olvidan...