vUelvo





pAsé un laaargo cumpleaños feliz...
La fiesta empezó desde el sábado y aún no terminan, ha sido uno de los años en que he estado más apapachada :D, me sentí muy bien.

El innombrable me habló como a las 11 de la noche, pero como yo estaba en pleno festejo, no tuve tiempo de contestarle :D Insistió más tarde... y yo, ocupadísima. La verdad, no tuve ganas de hablar con él, últimamente me caen en la punta del zapato rojo que se me raspó el otro día que me caí de las escaleras: o sea, muy mal :D, y creo que lo nota, :D

La otra vez lo dije casi con despecho, ya no espero. Pero hoy, puedo complementarlo: ya no espero, ni quiero.

Ayer vino a traerme mi dinero, y como no queriendo, me preguntó santo y seña. Le conté todo y nada: super bien, la fiesta empezó desde el sábado, el domingo hubo recalentado, y como el lunes era el mero día, pues otra vez vinieron todos. Contestó: me imaginé. Estuve esperando que me hablaras, para mandarte una rocola o algo...

¡Ay, por Dios!
Odio esta frase, me parece más que vulgar, pero ahora es necesaria: ¡NO MAMES!
jajaja

No se lo dije. Sólo lo pensé.
Como si con él mi fiesta no existiera.

Hoy vino a ver a Lolo y lo ignoré. Lo vi entrar y salir como perrito con la cola entre las patas.
Ayer, quiso llevarse a Lolo, pero él no quiso ir. Pobre, ahora Lolo también decide cuándo quiere "tener tiempo" para su papá  y cuándo no. Ni hablar, Maceta...en eso no te puedo ayudar.

Parece que a Lolo y a mí, nos alejó, como él tanto quería. 
Ya lo tiene.
Ahora, Maceta, espero que pronto florezcas.

En fin, mañana regreso al trabajo :S
Y justo hoy por la tarde, me empezó una gripeeeeeeeeeee, qué... bue.
Lo sé. Es alergia al trabajo.

Ni modo.
:)

Comentarios

Lo que no olvidan...