oTro abono

Sigo usando tu moneda de hule pa pagarte...

Me llegó antier un mensaje de madrugada del iNnombrable: "¿Qué estás haciendo?".
Fiuuuu... y mi cabeza empezó a volar.Yo, plácidamente cobijada en mi cama desde bien temprano contesté después de una hora: "En el cumple de un amigo, estoy ocupada.  Y tú?"

Y dormí.

Ayer, un mensaje por la tarde: "No había visto tu mensaje, se me acabó la pila. De haberlo visto, iba por ti de las greñas".

Contesté una hora después: "Mira qué cabroncito".

Respondió: "No te enojes, era broma. Vamos hoy a cotorrear, o estás ocupada? jijiji"

No sé qué fue lo que más me molesto. Si su simplicidad para pasar por alto su último desplante de divo (que lo interrumpí con una llamada si él está trabajando y yo lo estoy chingando) (por eso salió lo de te pagaré con la misma moneda hulero). O tal vez, lo que me molestó fue su manera de invitarme a "cotorrear" como si fuera una más de las inches vulgarcitas con las que trata.

Y contesté otra hora después: "Mire cabrón, primero me vuela, luego me manda a la goma y ahora otra vez. Se acabó el juego, agárrese otra pendeja, que ésas le abundan; conmigo se está equivocando".

Y calló.

Siempre lo he sabido:

Perro que nace torcido, 
jamás su rabo endereza.

Sólo falta que no se me olvide.

Comentarios

Publicar un comentario

Lo que no olvidan...