eScozores ajenos...


Que si hasta lo que no me como, me hace daño.
Debe ser un terrible trauma que llevo cargando.
Sí, claro.
Claro.
Caso 1:  par de hEdiondillos

hEdiondillo tenía una novia decente de mil años. Se casó con ella.
En menos de un año, hEdiondillo andaba de volado con hEdiondilla.
hEdiondilla era casada y recién parida.

Por fin, un día la esposa de hEdiondillo se entera y lo manda al diablo como merece.
Entonces, hEdiondillo bien deprimido, ahí anda besuqueándose por los pasillos con hEdiondilla... con todo y esposo e hijo.

Ayer me los encontré en el elevador.
Hediondillo: Horroroso. Cara de pendejo borrego a medio morir. Sonrisa de oreja a oreja. Repegadísimo a hEdiondilla.
Hediondilla: Vulgar a más no poder. Horrorosa. Actitud de perrita moviendo la cola.

Hediondilla le dio su bolso a Hediondillo para que se lo cargara. 
Se abre el elevador y Hediondilla baja.
Hediondillo baja en el siguiente piso, aún con el bolso colgado.
Sale como perro arrastrando la cola. Directo a guardar la bolsa de Hediondilla.

Asumo:
Hediondillo, está clavado.
Pendejo.
Hediondilla, trae esclavo.
Qué lista.
Caso 2:  el infaltable

Lo dejaron por una Lobo.
El iNfaltable puso un bar.
Su sapita de cuento se alborotó, pero no quedó convencida.
No le llegó al precio.
Tonces, el iNfaltable que vende su equipadísimo carro y se compra también un camionetón.
Que se entera la sapita.
Y que regresa corriendo.
La pasearon en camionetón, como a ella le gusta.
Y que se la roban al iNfaltable su resplandeciente camionetón rojo
Increíblemente sin seguro.
Y que la sapita lo deja otra vez.

Pregunto:
¿Qué carro tendrá el nuevo?
Ay iNfaltable, por andar jugando al rAnchero chido. 
Tan bonito que te veías en tu Bora.



Caso 3:  el eterno
eS muy amable y respetuoso.
Tiene contacto con todo mundo, queda de paso.
Casado.
Cincuentón.
Hace unos días pasó un susto. Se lo llevaron de emergencia al hospital porque le iba a dar un infarto. Duró días y días convaleciente.
Ha vuelto.
Resulta que bajé del elevador y qué sorpresa.
Tenía sentada en las piernas a una araña trepadora.
Amabilísima. Eso sí.
Que porque como nada mas está la silla del Eterno, y como aún está convaleciente... pues mejor ella se le sienta en las piernas. Pa que el eTerno no haga esfuerzo al dejarle su lugar.

Ah qué padre.
No.
No estaban haciendo nada.
Pero me indigné.

Si a mi marido le veo un arañita en las piernas... la arrastro por todo el edificio de las greñas.

No.
eXagero.
Vi cosas peores y no la arrastré.
La dejé que anduviera por el mundo regando ponzoña.
No sin antes decirle. Pobre pendeja, con un casado. ¿A qué más puedes aspirar? ¿Algún día se te quitará lo puta? Te lo regalo. Gata.

Jajaja.
aSí fue.
Y viví feliz para siempre

Ja.
Por eso digo.
Hasta lo que no me como, me hace daño.
Vivo y dejo vivir. 
Pero a veces me ardo de lo ajeno.

No me ha de ajustar con lo mío
:/
WTF!?!

Nótese que no soporto las mentiras, la deshonestidad, el interés, la falta de dignidad... y menos la traición.

hE dicho!

Comentarios

Lo que no olvidan...