rOta

hE tenido pesadillas horribles.
No sé qué sueño. No me acuerdo, pero me angustio...

El otro día soñé que perseguía al iNnombrable...
Sí. Tipo el cHucky que traigo puesto, nada más me hacía falta el cuchillo.

Y no quiero.
No quiero verlo ni en sueños, porque hasta en sueños quiero cachetearlo.
A veces pienso que el pobre es la fuga de mis altibajos hormonales y de mis corajes contenidos. Es el pretexto para descargar mi furia.

No.
En realidad no.
Se merece toda mi furia y más.

Pero ahora no es sólo eso...
Estoy rOta.

Y mis pesadillas no terminan... ¿Cómo superarlas?, cada vez las cosas empeoran.
Recibí más detalles, bonitos y horribles del niño de mi corazón.

Y me sentí sola.
Con ganas de gritar sin tener dónde.
Con un golpe en el pecho y sin poder llorarlo.

uNa vez al iNnombrable le compartí mi dolor.
Y hasta en eso falló. Y sentí burlada mi confianza.
Natural, para él.
Y esta vez, ¿cómo voltear a verlo y buscar su hombro pa llorar?

Sola.
Y rOta.

Primero recibí los detalles terribles.
No eran necesarios. Empeoraron mis ataques de angustia y pánico.
Ya es casi un mes, pensé. Y entré a leer lo que había escrito entones. Me llamó la atención ver que alguien entró buscando su nombre a través del google. Y ahí aparecí yo... y cuántas cosas más...

Encontré detalles bonitos. 
Y dolorosos.

Una niña quién sabe de dónde, escribe que se enamoró de él cuando lo vio.
Que se construyó su historia, su noche, su relación.
Nunca se atrevió a hablarle.
Él ni la miró.

Dice que después de eso, buscó saber de él por todos lados: en la tele, en los periódicos... y nada. Hasta que tres años después aparece hasta en la sopa: murió.

mE siento despedazada...
Es una historia bonita, pero espantosa...
Veo una mirada triste... y me duele.
Mucho.

Comentarios

Lo que no olvidan...