tU aroma...

—mE gusta tu olor.
Me dijo una vez.
—¿Ah, sí?... ¿a qué huelo?
—No sé. Hueles a ti.
—¿Sí? Sabor a mí. No había pensado en eso. No sé a qué hueles tú, ¿hueles?...
Encogió los hombros.

Hasta que una vez, en un abrazo vacío lo descubrí.
—No hueles a ti.
Le dije.
—¿A qué?
—No sé. A ti. Sabor a ti.
—¿Pero cómo a qué?
—Mmm, no lo sé.
—Piensa...
—Hueles como... a pUta. Sí. Sabor a ti. A pUta.


jAjajajaja

Comentarios

Lo que no olvidan...