bRuja maldita...

lO creía más inteligente.
lO dicho, que el iNnombrable siempre tiene un as bajo la manga para sorprenderme. Que siempre digo, una cosa nueva que pueda hacerme... imposible. Y naaaaa... siempre me equivoco. No acabo de conocerlo, nunca.

Ayer hablamos, de todo.
Una vez que a nIchi le conté mis penas, me dijo, es que tú debes decirle lo que esperas que él haga, o lo que te gustaría que hiciera. Porque asumes que se va a comportar de una manera... y como cada quién trae su mundo, pues él reacciona como él cree. Y como no reacciona como te la esperabas, piensas que ni al caso. A veces es tan fácil decir las cosas. Inténtalo, verás como se arreglan.

Y lo pensé, es verdad...
Yo nunca hablo.
Si estoy enojada, triste, contenta, si me gustó lo que hizo, si no me gustó... todo me lo guardo.
Hasta que un día exploto y vengo sacando trapos de la era cavernaria.

Pero como tengo cabeza de teflón, nunca hice caso. Se me olvidó que tenía qué hablar y ahí las consecuencias. 

Y todo esto, porque ayer, el iNnombrable me dijo que él no sabía que pensaba tantas cosas, que como nunca le digo nada. Y bla, bla, bla.

El punto es, somos taaaan diferentes. Diferencias irreconciliables.
Y que ahora resulta que lo estoy embrujando.

Naaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
Se me cayó la quijada hasta el suelo.

Primero, me quedé con mi ardilla voladora cerebral tratado de asimiliar lo que me decía. No lo podía creer.
Segundo, cuando me di cuenta de que no era ninguna broma, sentí mucho coraje. Cómo te atreves 1, a exponer a quién sabe qué cosas a Gael y a mí (que porque hasta fotos mías y de Gael llevó, hasta un agua le trajo a Gael para que se la tomara) Grrrrrrrrrr; 2, Cómo se atreve a pensar que yo tengo el tiempo para dedicarle semejante estupidez. Y se lo dije... tú sabes que estoy hecha trizas porque se me fue Katapú y Elliot... que yo tengo muchas trabas qué superar, cómo crees que voy a tener el tiempo de andar haciéndote trabajitos, sin querer ofender, tengo mejores cosas en qué pensar.
Tercero, sentí tristeza... hasta dónde llegas iNnombrable, no me la creo de verdad.

Y quise explotar y decirle mil cosas.
Pero como a veces llevo al cantiflas dentro, no supe llevarlo hasta donde quería. No me entendió ni jota. "Palabras al viento, para el dios de las palabras (García Márquez)". Palabras en vano.

Sí, quedó clarísimo. Ni de broma podríamos estar juntos.
Ahí no hay nada qué hacer.
Y me dijo, que él no pensaba estar pronto con alguien, que "laneta", como él dice, yo lo dejé con ganas de no volver a estar con alguien nunca más.

Ándale mártir. Pooooooobre de ti.
Ésa que se la crea su abuela.
Y no se lo dije, pero sí lo pensé: qué chistoso, yo me sentía igual. Como cuando le decía al incansable: ¿noviooooo? guácala de pollo, qué escalofrío y no sé cuánto.
Pero no para siempre. Yo, de verdad, quisiera encontrar a alguien con quién compartir el resto de mi vida...

En fin, siempre es bueno dejar enfriar las cosas cuando se está en shock.
Porque de verdad me horroricé con que me ve bruja maldita.
Pero ahora me da risa.
Lo dicho, creí que era más inteligente.
Puede pensar lo que quiera, y hacer lo que quiera...
Que se entretenga, al fin que le queda mucho tiempo libre.

Yo por lo pronto, cierro el capítulo de las sorpresas.
Porque ahora sí ¿qué otra cosa podrá sacar?
Mejor ni pregunto, porque seguro se las ingenia.


En fin...
así la historia.

Comentarios

Lo que no olvidan...