vÉrtigo

vÉrtigo,
la sensación que últimamente me ha acompañado

Vinieron de visita ya hace varias semanas mis tíospadrinos de Juárez.
Y yo, como de Katapúhastaelinfinito he tenido ganas de extrañar a mis muertos, pues que me agarro.
Estuvimos hablando de Toño y Andrés.

Y yo, como esponja absorbiendo recuerdos y esencias.
Son pocos, pero significativos mis recuerdos de ellos...

Empiezo por Andrés, que son los más recientes.
El primero, es de cuando vino a Guadalajara y Claudia y yo lo perdimos en plaza del sol. Jajajajajajajajajaja
El segundo, es de mi viaje a Chihuahua. Me recogió en el hotel y se me cayeron los calzones cuando me subí a su camionetón Lincoln Mark. Ahí conocí a Tercero. Después fuimos a casa de sus suegros, donde conocí a su calidísima esposa (fue sarcasmo) (me sentí chinche y fuera de lugar). Fuímos al cine y vimos una película de terror que me hubiera bajado los calzones, pero yo ya los había dejado tirados en la camioneta. Jajajaja. Lo que no me acuerdo es cómo regresé al hotel. Descalzonada, seguro...

Eso fue hace unos 7 años o más.
A raíz de la visita de mis tíos, contacté a mi prima (hermana de Toño y Andrés).
Y vi foto de Andrés, su página, sus canciones, sus hijas... y fue como volver a verlo.
No lo olvidé, pero los recuerdos eran vagos. Y ver ya concretamente una foto, me regresó a esos dos recuerdos ya bien palpables. Fue lindo volver a dibujar en el cerebro detalles físicos: su cara, sus ojos azules/verdes... era muy guapo :)  y fue muy amable conmigo.
Murió dolorosamente, víctima de violencia... uno más.

Y ahora Toño.
Con él, conviví muuuucho más.
Fue en mi etapa de secundaria. Tenía 13 años.
Aunque mi primer recuerdo, fue antes. Cuando fuimos a la playa en familia... fiu.
Ya en casa de mi tía, donde los dos dormíamos vivimos nuestras aventuras y pleitos.
Un día me prometí, cuando yo sea grande y pueda tomar mis propias y más certeras decisiones, agárrate.
Y nunca jamás lo volví a ver, ni en foto. Se mató en su moto.

Los recuerdos que tuve guardados en lo más profundo de mi corazón, vuelven ahora.
Tampoco he olvidado su cara, sus ojos, sus manos, recuerdo hasta la ropa que usaba, sus zapatos, su risa.. son vagos y definidos a la vez. Es raro.

Y ahora que mi prima me prometió unas fotos de él, siento vértigo.
Es volver a verlo después de casi 17 años.

Las preguntas,
las respuestas,
los pensamientos,
los sentimientos...
se quedarán en el aire 
flotando
 como desde
entonces

Comentarios

Lo que no olvidan...