cAmino a la libertad

He de decir que el domingo me la pasé llorando.
Tengo un pretexto: estaba chípil... nada qué ver los nudos en el pecho, la falta de voluntad para cualquier cosa, los sentimientos de abandono, ni de engaño, ni de frustración, ni de angustia, ni de impotencia. No. Nada de eso. Sólo era uno de mis días tristes. Las  hormonas.

Y estuve sola toda la tarde. No sabía si era lo que quería, o más bien estar acompañada. Como quiera, la llorada fue muy conveniente. Es más, todo lo que suceda es muy conveniente. Y, aparentemente, sin remedio. Uno nunca sabe.

Lo que sí sé, es que me estoy portando bieeeeeeeeeeen perra.
Como le gusta.
Con la punta de pié, como se merece.
1. Antes, en mi cel lo tenía como iNnombrable. Ahora ni lo tengo.
2. Los primeros días, me moría. Quería hablarle y decirle que no se fuera. Pero me aguanté.
3. Ahora no siento nada.
4. Hoy, en contra de mi voluntad, le hablé namás para recordarle que me pague. Siempre que no está, es lo primero con lo que me encargo de ahogarlo. Pienso, si tiene $ para andar padroteando, le va a quedar poco con todo lo que puede invertir en su hijo. Y que me encargo de administrar, claro. Si no lo ve, es su problema, eso sí, nos paga las paseadas. De eso me encargo. Jum!  Faltaba más.

Hoy lo vi.
Se nota, también siente cosas.Y eso me gusta. Sobre todo, porque poner cara de piedra a mí se me da muy bien. Que para mostrarle indiferencia me pinto sola.

No sé qué vaya a pasar mañana... pero hoy,  me siento muy bien.
¿Sola? Para nada :)

Y he de decir, que por unas casualidades, viejos amores vuelven a la carga.
El cleaBer, que sin quererlo, una y muchas veces me ha levantado el ánimo anda lidiando con su propio ánimo. Ésta vez no es mi flotador.`
Surgieron otros... qué cosas.

Fashion, mi regalo es ése... darme la oportunidad de ver más allá de mi nariz. Dejar atrás la página borrada, escrita y mil veces tachada y escribir nuevas historias. Dice un amigo, que su amigo casi hermano el Chicharito dice ¿Y por qué no?... jajaja es toda una filosofía de vida.

En fin, que sea lo que Dios quiera.
:)

Comentarios

Lo que no olvidan...