mOnedita de oro

Después del episodio de novela policíaca que me aventé, del capítulo de enigmas médicos de jueves y viernes, de chacha el domingo y hoy... llego al relax.

Me siento muy bien.
Como dicen, después de la tormenta...

Dios sabe por qué pasan las cosas :)
Siempre tuve mejores cosas en qué ocupar mi tiempo.
Y ahora, que llegó la calma, no tengo ánimos de dedicarle ni un segundo.
No me importa si viene o va o lo que haga de su zorra* vida... lo que quiero es cambiar de hoja, otra vez.

Hoy pude hacer las cosas de manera diferente.
Ir a buscarlo... romperme y decirle que lo extraño, que no se vaya, que "nos perdonemos" el drama. 
Pero preferí dejar las cosas así y hacer el papel de digna. Me llevé a mi papá guarura y puse cara de piedra. Por dos segundos quise regresarle la llamada... pero me siento hastiada de las miserias.

Basta de abaratarme, mi peso en oro. :s :s o sea, poco menos que inalcanzable.
Para baratas las zorritas que por ahí rondan.


He dicho
:)

Comentarios

Lo que no olvidan...