cOndena

cleaBer, otra vez llorando las penas por que su iNdeseable se casa.
Tiene como dos años casándose la ingrata y nomás nada. Alargándole la tortura al cleaBer.

Tonces, se me ocurre decir, "sí cleaBer, ya te entiendo. La pregunta del millón es ¿algún día se nos quitará lo pendejo?" Y dice, "justo eso me preguntaba yo, porque sigo pensando ella".

Y yo, muy filosófica: "Dejémoslos ir, cleaBer. No queda otra. Bueno, en realidad quedan muchos y muchas".

Y entonces, viene la condena de cleaBer: "Eso crees tú. Ya verás que con el tiempo, te das cuenta que no hay nadie más :( Bueno, al menos tú ya tienes a lOlo".

Yo: "eso es lo más feo que mehas dicho en toda tu vida. Habrá peores y mejores. Nunca los mismos, pero la idea es esa, no volvernos a topar con semejantes engendros del mal".

Ahora sí qué shinga me puso.
Cómo que no hay nadie más.
Si de amarguras vamos,
otra vez, me sale ganando.

:D

Muahaha

Comentarios

Lo que no olvidan...