cRónicas de los veintesdeseptiembre

uN veintedeseptiembre cOmienza la tradición, y yo lo quería:

Empezó cuando yo tenía 14 años. No me imaginé lo que me esperaba.
Con la ingenuidad y estupidez de la edad (bueno, la estupidez como que se quedó :s), acompañé a cleaBer a festejar su cumple: 24 años. En apretado síntesis, me invitó a festejar a Chapala. Llegué por él a su casa (en camión, bien guapa con mi vestido de la nana fine) (jajaja a los 14, todavía no manejaba, me enseñaron hasta los quince) (y esa fue otra aventura... jajaja). Llegó por unas caribeculerdurazno para el camino, no tomé ni un cuarto porque me sabía a horrores. Estuvimos dos segundos bien románticos, al pie del lago, sentados en el cofre del carro de su papá (jajaja). Bueno, él sentado y yo arropada en sus brazos... cual bebé que era :s. Y su festejo me pareció taaaaaan extraño. Dos segundos, que ya dije, y vámonos! Pensé, óooooorale, que fiestón nos aventamos. Lo que no sabía, era que su fiesta a penas empezaba: wa wa wa wa waaaaaaaa. Y ya de regreso, empezó la actuación: quiero hacer pipi. Quiero hacer PIPI. QUIERO HACER PIPI. Y vuelta de camionero, donde casi salgo volando por la ventana de la intrepidez. Tarán: habitaciónnormalconbaño, dijo. WTF!? Conocí, en contra de mi voluntad, la antesala de un cincoletras donde el lobo quería comer oveja: Y LA OVEJA NO CEDIÓ. Muahaha. Regresamos a madres, con la música a todo volumen, con los vidrios abajo, alborotándome el pelo. Acabé con melena de León, pero con corazón de ratón correteado. Era mi novio, nos veíamos en la escuela... y al día siguiente lo vi en el pasillo, de lejos haciendo un saludo con la mano, como a cualquier hija de vecina. No volvimos a hablar... hasta casi un año después. cleaBer se ganó el cerote de oro al mejor actor del mundo entero. Yo, me gané el cerote de platino a la más idiota y asustada del mundo entero.

cleaBer y yo: así nos veíamos
(bueno, yo sí, a él como que le faltaba melena)

yo: llegando a mi casa depués del encuentro

oTro veintedeseptiembre el lobo asecha, y yo lo quería:

Tal vez pensó que con mis 15 años de madurez, la cosa iba a cambiar. Ya no eramos novios ni amigos cercanos. Pero llamó, como si fuéramos los novios calenturientos más sólidos del mundo: te iNvito a Chapala. ¿Me acompañas? Y yo, a punto sacar el corazón hecho mieLda por donde debiera salir, dije que sí. Oquei, ¿vienes?, dijo. No, esta vez, va a ser diferente... ven por mí, conteste. Y, él con voz de loboferoz-ataca, dijo: ¿sí, amor? ¿va a ser diferente? Voy para allá. TOMA: lo dejé plantadote. Me salí de mi casa para no caer en sus garras. Me fui a cagar el corazón a la casa de una tía. Al día siguiente, lo saludé de lejos,  con la más franca y siniestra sonrisa que tuve.

cleaBer y yo: como le hubiera gustado
(y a mí, también: me faltó valor)

vArios veintesdeseptiembre después  y yo lo quería:

Aunque no nos frecuentáramos, todavía me buscaba, decía que me quería. Y yo a él, aunque nunca volví. Ese veintedeseptiembre, le mandé un cartononón: "la mejor carta que le han dado en su vida", me dijo hace poco. Y aún la conserva, como nueva. Porque la vi.  No me acuerdo lo que decía. Lo que me acuerdo, es que, idiota que seguía siendo, la pegué con una escalera en lo alto de un muro de mi casa, porque pensé que iba a ser muy fácil escribirla así... y la escalera se resbaló y me caí de las alturas y acabé sofocada en el suelo  un bueeeeeeen rato, enredada en el papelote y con la escalera encima. Doblar semejante papelón, otro rollo. Que además, lo doblé de manera que tuviera que desdoblarla toda para poder leerla, con el fin de complicarle la existencia, jajaja. Le hice un sobresote de cartón y se la mandé en su casa con un mensajero, medía 3 x 5 metros. Yo ya estudiaba letras, y él conta, así que no iba a haber día siguiente de pasillo. Pero me devolvió la sorpresa: fue en la noche a mi casa, a darme el abrazo y el beso más tierno del mundo entero, a decirme que era el idiota más grande de la tierra por haberme dejado ir... yo ya tenía al iNdeseable para salar mi vida wAwaWawAAAAAAAAAAAA.

Mi carta: vista desde el techo


Yo: cayendo de mi carta y el techo

Yo: con mi carta terminada

CleaBer y mensajera: recibiendo mi carta
(nótese la ya prominente pelona de cleaBer)
no cabe duda, el tiempo pasa...

siguiente veintedeseptiembre y yo lo quería:

Para contrastar, le mandé la carta más pequeña del mundo entero. Decía que lo quería y que le deseaba lo mejor. No cabía más. Medía 2 x 3 centímetros. Y para complicarle la vida, otra vez, le puse unos 20 sobres, uno dentro del otro: donde el más grande, medía 20 x 15 cm y el más peque, no lo podía ni abrir medía 1.5 x 1 centímetro. También la conserva, y digo que no la podía ni abrir, porque saqué todos los sobres hace poco que me la enseñó y me costó trabajo. Reimos, dijo: eras una niñita, ahora con tus manotas, no puedes maniobrarla.

Yo: cerrando mi carta

algún otro veintedeseptiembre y yo lo quería:

Le mandé una carta en la servilleta de una pizzería, entregada dentro de la pizza a domicilio y acompañada de unas gerberas de colores atadas con mecate. Sería muy puerco de su parte, conservar aún la servilleta grasienta que debió haber quedado, pero nunca le he preguntado si la tiene. Jajaja.

Mi carta: servilleta de pizzería

de los últimos veintedeseptiembre y yo lo quería:

Le mandé una carta de gel, asegurándome que no podría guardarla bajo su colchón bajo riesgo de un desmadre. Dicho y hecho. Se le rompió y me dijo: tu carta me hizo un desmadrito... jajaja :D, la intención, de alguna manera, siempre ha sido que le cueste abrirlas, leerlas, entenderlas o guardarlas. Muahaha.

Mi carta de gel: la que hizo un desmadre
cleaBer: cuando le explotó mi carta de gel

antepenúltimo veintedeseptiembre y yo lo quería:

Ese veintedeseptiembre, me valió una entrada del blog. La carta era un rompecabezas con la foto "Le baiser de l'Hotel deVille" (Robert Doisneau, París, 1950), o sea, contemporánea de su época y una  sola frase: "Homenaje al Besucón". Una vez que hablábamos de los besos, me dijo: gUen, ¿te acuerdas como me decías en la prepa? (Yo, en serio lo había olvidado). Me decías bEsucón, porque yo siempre te quería besar... una vez, me escribiste en un papel negro, con letras blancas... Y lo interrumpí: te quiero mucho  bEsucón. Sí, cleaBer. Sí me acuerdo. Y luego, lo besucón era tema, porque le decía que nunca se le quitó, sólo que la protagonistas ya no era yo, sino cuanta inocente creaturita se le cruzara por el camino. Y mandárselo, fue otra aventura. Una burrita que me hizo una letra padre y unas horrendas faltas de ortografía con las instrucciones de armado, había quedado de entregarla, pero salió con una patoaventura y no la entregó. Es el destino, pensé... y acá amiga Fashion, te convertiste en la co-protagonista de mi historia. Me convenciste de entregarla, y de hecho, se la entregaste en vivo y en directo. Te ganas el premio de oro(que no cerote) a la mensajera del año. Pa empezar, dejé a mi amiga Fashion a unas puertas de la casa de cleaBer, previas mil vueltas indicando en cada vuelta cuál era la casa, a sabiendas que pudiera ocurrir la historia del camión de Bimbo (tú ya sabes) y que la carta la recibiera, ahora sí literalmente, unhijodevecino de cleaBer jajajaja. Bajándose fAshion de la camioneta, arrancando yo a toda velocidad, de hecho, tal vez no acababa de bajarse cuando yo ya iba a marcha veloz. No cagaba el corazón, como otros años, más bien cagaba las entrañas de nervios. Huí. Pobre Fashion, casi tuvo que tomar avión (considerando la distancia) para llegar a donde la esperé de regreso. Yo, hecha una porquería, con las entrañas derramadas, esperé la historia, con santo y seña: Yo me metí al cancel, dijo Fashion, (menos mal que el perro duerme en la azotea Fashion, porque capaz que te remodelaban el look de Fashion a Punk desgarrado) contestó una viejita (no me acuerdo si la vio) y salió cleaBer con cara de dormido, sin zapatos y sonrientísimo, como si me conociera de toda la vida, me contó mi amiga Yo, sí Fashion, así es él de carismático. Fashion continuó: me preguntó que quién lo mandaba, le dije que no sabía el nombre, pero que seguramente él sabría quién. Reímos mucho Fashion, Ponch y yo :D, fue el  veintedeseptiembre que se gana el premio al más divertido de la historia. Mil horas después, cleaBer me escribe: Gracias Besucona. Esa foto me gusta. Así de expresivo. Poco después, me hablo para consultas laborales, y como no queriendo la cosa, dijo: ay Guen, no te dejo expresar tus capacidades creativas de bachiller. Blablablá... y un despreciable: ...ni he armado tu rompecabezas, voy como a la mitad, ¿así lo compraste o qué onda, tú lo cortaste? Inche cleaBer, para este veintedeseptiembre, ya nos caemos medio gordos y ya reconozco su amargura, pero lo comprendo, tanto veintedeseptiembre acumulado, no es para menos. "ni lo he armado" qué necesidad de minimizar mis esfuerzos, como si no supiera yo, que se necesita armar completamente el grupo de manchas blancoynegro que quedó cuando decidí modificar el contraste de la imagen, pa que se viera padre, según yo, y acabé cagándola, otra vez.

Homenaje al Besucón
Su novia y él, en el año del caldo

penúltimo veintedeseptiembre y yo lo quería:

Casi cuarenta VEINTEsdeseptiembre, y a mí que no me cae ninguno, ni de agosto, ni de octubre, ni de nada. Ya sin menos furor, le mandé un mensaje unas horas antes del 20 "cleaBer, no creo llegar a las 12 de la noche, traigo el caballo cansado, así que me tomé la libertad: hoy como siempre, pásala muy bien. Se te quiere...quieras o no. Jaja". Contestó: gUen, nunca lo olvidas. Yo también te quiero. Y ya, en la era moderna, le mandé una foto por mensaje privado feisbuk: la foto del año pasado, eran tu chica y tú... ésta, somos mi novio y yo, versión Fujifilm (o sea, ya de mi moderna época).

Mi novio y yo: versión fujifilm
en nuestra era :D

último veintedeseptiembre y yo lo quería, pero por fin, un día dejé de amarlo, una vez que ni cuenta me di cuando pasó:

cUarenta veintesdeseptiembres traducidos en años, son los que lleva. Cuarenta años. Y yo, cada vez menos detallista, pero nunca olvidándolo, le envié un SMS: Señor de los nuevos 30 (ahora resulta que ya somos de la eda-ira-ey), lo de cada año, como es tradición, pero multiplicado. Feliz cumple!! PD: Beber perjudica la salud, fumar igual... todo con exceso, nada con medida, al cabo igual nos vamos al hoyo :s Diviértase mucho. Contestó: Guen, tú sí sabes, muchas gracias. Sabes que te quieroooo :D. Y más adelante, publicó en su feis: HEYYYYY PEOPLE EN VERDAD MUCHISIMAS GRACIAS A TOD@S USTEDES.... A L@S QUE SON Y A L@S QUE FUERO, A L@S QUE LLEGARON Y L@S QUE SE HAN IDO, TOD@S Y CADA UN@ DE USTEDES FORMAN UNA PARTE MUY IMPORTANTE EN MI VIDA DESDE 1 A 10 DE 11 A 20 DESDE 21 A 30 Y DE 31 HASTA HOY 40 AÑOS QUE CON SU COMPAÑIA HAN SIDO LOS MEJORES DE MI VIDA.... NUEVAMENTE MUCHISIMAS GRACIAS BENDICIONES PARA TOD@S =)


CleaBer y sus amigos: sosteniendo mi cartota

Concluyo el novelón que me aventé:

1. Podría ser mi tío Gamboín personal. Por la edad, por supuesto. Pero también: porque no le fallo, sobrina.

2. Lo he acompañado en muchos veintesdeseptiembre, y la tecnología a nosotros. Empecé con rústicas cartas hechas a mano, con sobres de papel, etc. Me llamaba desde teléfonos públicos a mi casa, porque él no tenía teléfono y no existían los celulares, menos los imeiles. Nos transportábamos en camión, yo catorceañera y él estudiante vaquetón. Pasamos al coche prestado de su padre, pasamos al suyo, pasamos a su moto CBR 900, pasamos a su golf, pasamos a su jetta, pasamos a su bora, pasamos a su tacoma, pasamos a su volvo... pasamos del teléfono público al biper, llegamos al teléfono de casa, pasamos por el celular y los sms, llegamos a los imeiles y el feisbuc. Acumulamos los años, agrandamos la distancias  eliminamos el contacto de un cálido y verdadero abrazo.

3.Su publicación del feis, de agradecimiento general, la hago más mía que las dosmilquinientas felicitaciones que le vi, porque estuve en sus veintes, en sus treintas y sigo pasando por sus ahora cuarentas. Tal vez yo ya no forme parte de su vida, pero él ha sido cimiento en la mía: quince años incluyéndolo... más no, porque mi edad no me alcanzó, jejeje.Yo no sé mañana,pero tal vez las felicitaciones de ultratumba, nos acompañen c en próximas eras.

Yo: cuando escriba la última carta, en el más allá

Por: FIN
::D

Comentarios

Lo que no olvidan...