aBsurdo

No cabe duda que llevo el demonio dentro.
En vez de doblegarme, de arrepentirme de vivir de pecadora... en vez de eso, me rebelo.

Se casó una amiga a la iglesia.
Treintañera, varios años de casada por lo civil, una hija de 5 años. 
Pareja estable, bienformada.

Y resulta que un día antes de la boda, se va a confesar mi amiga... para limpiar el alma y la conciencia, preparándose para el acto celestial.

Tómala.
Muy en su papel, el sacerdote se la hizo difícil.

Se negaba a confesarla, a menos de que el novio no durmiera con ella. 


Pecado carnal. 
Inmaculación destrozada.
Condena.



¡Háganme el chingado favor!

Unos que cual ovejas descarriadas intentan volver al redil… y los otros poniéndose difíciles. Pero si hasta una hija tienen, que casados son, desde que asumieron el compromiso de estar juntos, y éste con sus cosas.

aBsurdo infinito.

Yo, indignada… si por eso no me caso. 
Jajajaja

Comentarios

Lo que no olvidan...