dOlida

eStoy chípil.
Y tal vez no es él, soy yo... pero como aquí puedo escribir libremente lo diré.

A veces no sé si lo necesito. A veces más bien me estorba.
Lo quiero. Pero a veces el repelente es más fuerte.

Probablemente, también le parezco odiosa en ocasiones... y no me doy cuenta de eso, pero estos son los momentos en que se me olvida que lo quiero:

1. Cuando se siente con la facultad para criticar en lo que ocupo mi tiempo. Por ejemplo:

a) Tomarme mi tiempo (días) para terminar de organizar mi cuarto y dejarlo despejado y casi esterilizado cual hospital en sala de cirugía: que revisión de papeles, re-lectura de aventuras, que organización de "lotes" de cosméticos, cremas y mascarillas, que limpieza de closet y zapatos...

b) Invertir tiempo que no comparto con él en mis pasatiempos favoritos: leer, ver una buena película que me haga reír, llorar, recordar o reflexionar,  pintarme las uñas y despintármelas a los 2 minutos. Escribir o llamara a alguien querido. Platicar con mi familia (cosa a lo que él llama chismear y me saca de quicio), o simplemente nada. ¿Es mi tiempo, no?

2. Cuando ningunea mis gustos, mis habilidades, mis amistades o cualquier otra cosa que yo elija, que me rodee o que yo quiera o desee:

a) Hoy por ejemplo, le dije: me gustaría saber coser. Me haría toda la ropa del mundo a mi gusto. Le haría a lOlO todos los trajes del mundo para sus bailables, haría cortinas y esas cosas a mi total y delicado gusto. Respondió: pérdida de tiempo. Hijoepú. Me encrespó al instante. Es sólo la expresión de un deseo que difícilmente pondría en práctica y aún así lo pisoteó en cuanto pudo.

b) Le digo que una amiga X es bonita, atractiva o inteligente o todas las anteriores. Contesta: sí, para ti todas tus amigas son misuniverso; son feas, algunas viejas y para ti son todas unas santas y mis amigas en cambio unas putas. Me defiendo: a ninguna veo vieja o fea y a la mayoría de ellas las admiro por como son y lo que han logrado. Si son o no santas, no son cosas que te incumban, pero el parámetro de santidad o putez que te pongo es éste: ninguna de mis amigas ha querido andar contigo teniendo ellas o tú pareja ¿no? Sonrío triunfante y no hace falta aclarar lo demás.

3. Cuando alardea sobre su capacidad para biencocinar, bienadelgazar, bienbailar, biensocializar si y sólo si pretende pisotear mis ausentes mismas habilidades.

Hoy por ejemplo, me dice que quiere hacer una llamada en mi casa pero el teléfono inalámbrico no está en su lugar. Y remata con un "para variar" (haciendo alusión a que mi mamá se la pasa pegada al teléfono). Me enciendo y pienso sin decirlo: para empezar, ésta es MI CASA y aún más la de MI MADRE y si ella quiere perder el teléfono cuantas veces quiera ES SU GUSTO, si le urge hacer llamada, que se largue a su casa a hacerla, a ver si tiene línea para empezar. Pero contesto contenidamente: no está el inalámbrico, pero está el otro. Y responde mandando: habla. QUÉ QUÉ???????? ni un por favor, ni nada. Lo mando al cuerno sutilmente sin mover un solo dedo. Responde, veo que perdemos. Perdemos qué, le pregunto. Responde: perdemos la oportunidad de que quemes unas cuantas calorías. Hijoepú por segunda vez en el día. Y me defiendo: ay por Dios... méndigo ñengo, ya como tú las pierdes EXCESIVAMENTE PARA MI GUSTO, te sientes con todo el derecho de criticarme, ya no sé siquiera si tu cuerpo puede tu enorme pero aparentemente hueca cabeza. Me levanté y me fui. Calló, creo sorprendido.

En fin.
Podría seguir, pero me desgasto inútilmente.
Como diría la canción, yo no sé mañana.

A veces creo que en realidad la que se pasa soy yo... que él es toda nobleza y dulzura.

Creo que todo el mundo necesita un psicólogo.
Y pastillas parra dormir :s



Comentarios

Lo que no olvidan...