iN-semillada

y Llegó la pregunta de los 64 mil.

La pregunta para la que por años me preparé mentalmente para una respuesta simple y natural.

Y tanta preparación, se fue por el caño. 
En menos de un minuto.

Jajajaja.

En realidad pensé que había sido prueba superada. 
Error.

Hace tiempo, lOlO me preguntó: ¿Y cómo nacen los bebés?

Yo, con toda naturalidad: ah, pues mira, el bebé se forma con dos semillitas, una de la mamá y otra del papá. Entonces, cuando se juntan las dos semillitas, se forma un bebé. Pasan 9  meses y entonces nace de la pancita de la mamá.

Y lOlO... ah, pero por dónde lo sacan... (y un poco alarmado), ¿les abren la panza con un cuchillo?

Y yo... ándale, más o menos. A algunas mamás sí las tienen que abrir de la panza para sacarles el bebé. Pero les ponen una medicina para que no les duela nada. Otras mamás no necesitan que las abran, porque los bebés nacen por donde las mamás hacen pipí (aclaré... no vaya pensar que por otro lado).

Ah, contestó.

Respiré.
Prueba superada.
Error.

El caso, es que ayer me agarró desprevenida. Sin más, de pronto preguntó:

Bueno, y ¿por dónde meten la semilla?
¿Cuál semilla?, le pregunté.
La semilla de los bebés... dijo obviando la respuesta.

[Tooooooooooiiiiiiiiiiiin]

Y siguió: ¿les abren la panza y les ponen la semilla, o les sacan la semilla a las mamás?

Yo: bueno, a algunas mamás que no pueden tener bebés fácilmente, pueden meterles la semilla del papá con algo que se parece a una jeringa. Eso se llama inseminación artificial. Y ya, se pueden embarazar. A otras mamás, también se les puede extraer la semilla y juntarla con las semillas del papá en tubo de vidrio que se llama probeta, para que se unan. Ya que están unidas, se la ponen adentro de la panza de las mamás, para que se forme y nazca el bebé.

Ah, contestó muy convencido.
Respiré. Pero no por mucho tiempo. Preguntó:

Bueno, pero a tí ¿cómo te la metieron?
Hasta se me atoró el trago de agua.
Yo: ándale lOlO, no estés perdiendo el tiempo y termina de comer.

:s
Madres! No supe qué contestarle.
Por el momento, calló... quién sabe cuándo me la suelte, otra vez.

Así las cosas.
:)

Comentarios

Lo que no olvidan...