eSperpentos

Estoy leyendo una novela… a ciencia cierta, todavía no sé de qué va, pero me causa muchísima gracia. Hasta donde voy, el narrador es un niño de 12 años que se siente el reydelmundo. Para él todos son idiotas. Ve tanta gente tan fea, tan bonita, tan vieja, tan enferma pero de un modo repulsivo (para él). Por ejemplo: era una mujer tan fea, que me daba lástima; era una mujer tan bonita pero tan tonta, que me deprimía; era un viejo tan enfermo, que me daba asco y lástima su miseria. Y así, va por el mundo sintiéndose superior a todos… pero en el fondo, muy solo.

Me causa mucha gracia, porque me siento identificada un poco (o mejor dicho: un mucho). Aunque también me recuerdan a Él (para variar) y a un extraño personaje.

Mi novio tiene un tío mediochiflado… dice mi novio que quedó loco por borrachín que era. Yo creo que lo es, aunque a sus conveniencias. Antes, cuando yo iba a su casa y lo veía saludaba: buenosdías, buenastardes, buenasnoches. Y él nunca respondía. Yo, educada, seguía, valiéndome si me contestaba a o no.

Una vez, tocó la puerta de mi casa.
Me sorprendí muchísimo de verlo ahí. Le abrí la puerta de par en par y le dije que se pasara. Con cara de superioridad me contestó: yo no vengo a molestarla a usted. Vengo a buscarlo a él (o sea, a mi novio). Me sorprendió tanto, no supe qué hacer… pero casi le cierro la puerta en la cara en un impulso incómodo. Me metí y le hablé a mi novio. Luego, regresa al minuto: dice que vino a verte, que te trae un regalo. 

Yo ¿queeeeeeeeeeeé? Acabándome de decir eso, pensé que verdaderamente estaba loco. ¿Regalos a mí?, cuando ni siquiera se dignaba a regresarme el saludo. Le dije que muchas gracias, pero que yo no quería nada.
Mi novio, intentando suavizar, me dice: ándale, el pobre te trae un detalle… viene a hacer las paces contigo.
¿Las paces? ¿Por qué?, yo no le hice nada.

Y no salí.

Después de eso, nunca lo saludo. Entro y salgo como juanporsucasa. Y él hace como si yo no estuviera, hasta salir en calzones. Cosa que me da risa: loco. Y siempre le dice a la madre de mi novio: “ay, vengo tan harto de la calle: puuuuura gente taaaaaaaaaaaaaan fea”.  Y lo dice con sinceridad, cosa que me causa más risa. Puro esperpento ve por su camino.

Locodeatar.
Como él es Mr.universo.

Y en el mismo sentido, Él, que publica “que se mueran las feas, aunque nos quedemos solos”. Por eso es solo, las feas que quedaba para él, se murieron. Las bonitas, ya tienen conquién. Quédeprimente.

Y ahí, es donde yo me parezco al personaje: digo, pobre Él… solocomounsolo y me deprime. Pobre chifletas que sólo puede ver gente fea por sus sucios ojos que no le dejan ver más allá, y esonomedeprime.

Y yo, sola hasta la nada, pienso…
¿Quién soy yo? Para valorar, aplaudir, compadecer, admirar, aplastar… a quien sea. ¿De qué privilegios gozo para creer que las cualidades/defectos que otros poseen me hacen capaz de emitir cualquier juicio (bueno o malo).
Y lo que me da miedo, es ser verdaderamente un Holden (narrador) y no haberme dado cuenta.

Me deprimo de mí.
Jajajajajaja

Creo que la chifletas es otra.
:D

Bueno, a ver dónde termina el libro... y mi filosofada barata.
Veremos.

Comentarios

Lo que no olvidan...