lA historia de los cArlos: Parte 2

Y ésta, para contar del otro Carlos.
Siempre lejano en mi entorno cotidiano.

De lejos, se veía: hombre recto, estricto, fuerte, sabio, determinado, líder.
Superhombre.

Nunca lo traté más allá de “buenosdías, buenastardes, buenasnoches”.
Pero me agradaba su personalidad fuerte, casi ruda. Y agradecía internamente la mano dura hacia mi hermano: que te cortas el cabello, que te pones una camisa decente… Disciplina. Sobrada e incomprendida para mi idiota hermano adolescente. Forjando hombres de bien, pensaba yo.

Charly, para los cuates, era un dobleá rehabilitado.
14 años.

Y a mí me parecía increíble… ¿Qué fue un cabrón? Imposible, decía yo.
Lo que hace la voluntad y la fortaleza. Y Dios.

Charly, era el líder del grupo dobleá al que mi hermano se integró. Para sanar el alma, para limpiar la salud, para enderezar la vida. El padrino, decían.

Y se enderezó mi hermano.
Y entonces, mi admiración hacia Charly creció más. No sólo es la vida enderezada de mi hermano… sino la de tod@s l@s que transitan o transitaron por el grupo.

Para enderezarse se requiere mucho. Primero, la voluntad de Dios. Segundo, la fuerza de voluntad del enfermo. Tercero, la fortaleza y apoyo de la familia. Y creo yo, el instrumento adecuado: Charly (él, el grupo, su causa, sus reglas).

Y de pronto, escuchaba a mi hermano. Soberbio.
Naaaah, que el pinche viejo quién sabe qué (con el tono cholo con el que habla para fanfarronear).

Idiota. Agradecido debías estarle… no estuvieras aquí sin el pinche viejo.
Pero mi hermano no comprende ni valora todavía el cambio de su vida, destinada a la perdición antes de él.

Y de pronto, superCharly se cae.
Que estalla la que fue una bomba para los integrantes del grupo.
Que tenía meses drogándose. Que estaba deprimido por la muerte de su madre.

Mi hermano, llenándose la boca de mezquinidad se regodeaba: con qué autoridad moral el pinche viejo dirigía el grupo. Hipócrita.

Y Charly renunció al grupo, y se fue.
Rezamos para que no se fuera… que después de 14 años de rehabilitado, hiciera uso de su grupo y lo ayudaran a salir. A sanar, otra vez. No supe cómo estuvo el acuerdo, si se fue o lo corrieron. Ni me interesa.

Lo admiro. Admiro enormemente su humanidad, y ruego a Dios porque pueda pronto encontrar su luz, donde quiera que esté. Que sane, que siga su causa… el mundo dobleá es amplio y difícil, y personas como mi bocón hermano y familias como la mía, lo necesitan haciendo bien.

¿Hipócrita?
Hipócrita y más aún: cobarde! El cabrón que le facilitó la droga quién sabe de dónde. ¿Cómo se atreve él a seguir en el grupo?, ¿con qué moral se atreve a ir a poner cara de derrota superada?, él que fue un medio para derrotar a alguien más. Mil veces hipócrita y cobarde. La vida lo ayude a no ser él derrotado nuevamente… porque la vida es cabrona y cobra caro.

Hermano, te lo digo: Grandísimo canalla que te encontraron tu cerveza en el cuarto, por lo menos unos tienen los pantalones para reconocerlo. No se trata de ir a poner cara de soyunsanto y darse golpesdepecho para que la gente se la crea. A cualquiera se le puede engañar, pero lo que importa es que no te engañes a ti. ¿Una cerveza? Es el primer paso para caer al fondo. Si lo que quieres es tu vida loca con una, con seis, con mil cervezas… no vayas con tu moral fingida y manchada a echarte un discurso aprendido. ¿Tu aniversario? Tu aniversario de qué… es más loable reconocer los errores y levantarse, que poner cara de pendejo para que la gente aplauda.

No queremos superhombres.
Queremos superhumanos, como Charly y otros… a quienes podamos querer y admirar.

Si eres borracho, drogadicto y pendejo, te voy a querer igual hermano. Te crees muy cabrón y que el mundo no te merece. Piensas que por tu hermosa cara (que se parece a la mía) todo tenemos que darte... es la edad, yo también lo creí, pero uno aprende a luchar por lo que quiere y a agradecer a los que nos quieren y nos rodean. Pero empieza a quererte a ti mismo y que Dios te ayude a llegar a donde te lo propongas, que nosotros estaremos atrás echando porras.

Te quiero hermano, aunque a veces parezca que te quiero cachetear. De hecho he querido, pero deja que me entrene en el box yo también para ponernos al youXyou.

He dicho!

Comentarios

Lo que no olvidan...