rUleta

nO sé cómo expresar mi júbilo… 
Casi es un triunfo. 
Tal vez un poco de KARMA.

Antier le contaba:

Quiero regalarle un masaje relajante a mi mamá. Hablé a donde iba a hacerme faciales, pero no dan relajantes… sólo reductivos. Busqué en el internet y se anuncia masajes por $250 a domicilio, hay de varios tipos…

Me interrumpe: está barato. Deberías hablar…

Sigo: pero es un tal Efraín. Guácala… prefiero una muchacha, con más confianza (quiero decir, porque ya de paso, ya me estoy apuntando al masaje).

Y entonces saca a colación a una de sus iNnombrables (para mí). Háblale, ella se dedica a eso…

Interrumpo con sacasmo: ¡Qué ascoooooooo!,  prefiero a mil Efraínes.
Se ríe. Y sigue: qué te pasa, si es toda una profesional… ya hasta les da masajes a los de tv azteca.

Y sigo: Ay por Dios! ¿Profesional? Innecesario aclararlo “Escort profesional”, lo putona se le veía a distancia.

Ríe.

Sigo: Estás muy bien enterado… ¿qué no?

Y para poner fin a un conato de pleito, dice: es mi amiga, qué quieres.

Callé… no sin antes hacer un nudo a la tripa ardiente (y no por gastritis). Y entonces cambiamos de tema.


Ayer, le contaba:

¿Te dije que ya volvió Pepe? (una especie de iNnombrable para él) (sólo que no me acordé de eso)…

¿De dónde?, me dice.

¿No te acuerdas que te dije que se fue a vivir a Manzanillo?...

Recuerda casi con sarcasmo: Ah sí… “sin novia”.

Y sigo: Sí, cortaron. Pues ya volvió. Va a rentar otra vez por allá, dice que le queda cerca todo. Le dije que no todo… ya ves que antes nos juntábamos seguido. Y me dijo que eso se resuelve. Que “nos” (en realidad “me”, pero eso no le aclaré) invita unas chelas cuando se instale.

Y calló.

Seguí cenando.

Y calló.

Seguí riendo de los aBsurdos de la chafísima novela “La Tempestad”.

Y, de pronto dice: te iba a decir que estabas DEMASIADO enterada.

¿De qué? Pregunté honestamente… sin darme cuenta de que Pepe era iNnombrable.

Contesta: pues de TU AMIGO (enfatizando TU AMIGO)...

¿Y?, le digo.

Sigue: pues me ibas a contestar lo que te dije ayer.

Yo, honestamente en la baba. Le dije: ¿De qué hablas?...

Y contesta apenado: pues que ayer te dije lo mismo que tú me hubieras contestado: es mi amigo.

Reí: aaaaaaaaaaaaah. Ya ni me acordaba. Pero solito te diste. ¿Qué cosas no? Y sonreí de oreja a oreja.


Pude haber rematado: la diferencia, es que yo con MI AMIGO no tuve nada qué ver… y eso que pasamos noches compartiendo cama, cuando andábamos de pata de perro y ambos sin compromiso alguno. Y a sus posibles cuestiones hubiera contestado “tú y yo no estábamos juntos”, como en reclamos implícitos pero no expresados que alguna vez pasamos por sus nada decentes comportamientos cuando nos separamos.

Pero hubiera sido demasiado.

Callé.

Diplomacia.

Al fin, el que se dio en la torre fue él.

Yo ni en cuenta.


Y, por otro lado… esas noches, son desconocidas para él.

Era a lo que me refería… puede hacer de su vida un papalote, yo hago de la mía 10 papalotes (aunque casi siempre imaginarios para él). Cada quién sus “cariños” (acá amigos)…  hay cosas que me gusta mantener para mí, con los míos.

Por eso las publico al mundo entero en mi página: chaaaaaaaaaaaaaale.
Jajaja. Bueno, para desconocidos y personas de mi confianza. Aunque si pudiera, descartaba a una persona ahora NON GRATÍSIMA.

En fin.
No hay necesidad de desgastarse en ridículas venganzas y rencores.
Creo firmemente en el Karma.
Y también en que la vida es una ruleta: unas él. (Sinquererqueriendo) Otras yo.



Y me faltó decir, que no fui a reunión de reencuentro paranormal.

Y todo porque él, “no tenía ganas”. No podía insistir, era el cumple de su amigo. 
Ni modo de irme yo sola por mi parte. Jajaja.

Dejé las cosas por la paz. Y ahora que lo pienso, tal vez se fueron sus ganas recordando a mi “excariño”, o a mis “exfuentesinformáticas”, que vienen siendo lo mismo.


Caaa[da]-quien.
Al fin solito se ensarta.
Karma.
:D

Comentarios

Lo que no olvidan...