tIempo

mE está llenando el costal de piedritas.
Y eso que es costal tipo jUmbo.

Ya casi no lo puedo... y le respondo con toda la caradurez que puedo.
Se está aventando ciertas jAladas... y yo nada más dejándolo ser.
Pero... cuando quiere volver al redil, me sale natural mandarlo al diablo.

Anoche se largó sin decir adiós.
Lo seguí con la vista, pero no moví un dedo. Pensé: a gusto... me quedo con mi tiempo.
A la media hora, me manda un mensaje: ya te dormiste? cenamos?
eNmudecí: traducción... vEte al diablo!


Hoy, que para variar desperté muy de madrugada, ocupando mi tiempo sin Él, aproveché para pintarme con calma el cabello y escribir mis aventuras.
dE pronto, se abre la puerta de mi cuarto y entra sin invitación.
dIscutimos.
sE va sentenciando: ahí me hablas, si tienes tiempo para hacer algo.
eNmudezco: traducción... vEte al diablo!

Y en realidad pienso: sí tengo tiempo para hacer muchas cosas que tengo planeadas. Pero no contigo.

jUm!
Y para ser sincera, no me gusta nada estar así.

nEcesito aire. Para pensar, para rEspirar, para volar a mis anchas (o sea, mucho... esta anchura).

:/

Comentarios

Lo que no olvidan...