bUrbuja

Hermosísima foto, tomada de: niaenbitacora
Y digo yo: Donde hay silencio, yo no me acuerdo mejor de tu cara. Me acuerdo de ti completo.

Algo pasa. Yo no me di cuenta cuándo se lo dije por primera vez. Antes y durante 27 años, me gustaba. Infinitamente. Y de pronto, me vi diciéndole: tequiero. Y me siento tan ingrata. Y se lo dije; pero tuve que interrumpir la plática porque llegó lOlO y aborté la misión. Cuando regresé, una media hora después… me encontré con algo que, como para acto de magia, me quitó el tapete en el que estaba parada y me tumbó de nalgazo al suelo (nalgazo es para graficar la inmensidad de lo que sentí) (inmenso trasero: inmensa emoción).

Mensajes de su amor platónico: ¿Por qué amor? No seas payasa. No pasa nada. Muuuuuuuuuuak. ¿Ya no me quieres? Bueno, yo también voy por los refrescos. Yo sí te quiero. 14 minutos después siguió: Te pregunté que si ya no me quieres. Si no me contestas en dos minutos, lo voy a publicar eh. El amor platónico de su vida ha publicado en su timeline:



Yo, caí tipo Condorito con un “Plop!”. Pero como lo mío fue más dramático, en lugar de “plop” fue “Nalgazo!!”; o sea, usando onomatopeyas: puuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuum!! Jajaja (parece un gas) (pero no) (fue un golpe en el suelo tipo aplauso) (aplausotototote).

Le contesté con un novelón. Básicamente: Eres el amor platónico de mi vida. Y también imposible. Te quiero más de lo que había pensado. Pero no soy una zorra… sólo me disfrazo con cabello rojo putón y zapatos putones; porque me gustan, no porque ejerza.

En el fondo, me gustó que se “desquiciara” publicando en mi timeline; pienso que algo debe sentir por mí para que haya sido capaz de dejarse llevar por un impulso… y sólo porque pensó que había dejado de quererlo.

Por fin respondió: Yo sólo sé que no te he visto, ni he hablado en persona contigo, pero te quiero. Y siempre te he querido. Wen… ¿sí me quieres? 

Le respondí con otro novelón. En resumen: Mientras sigas vivo, aunque no te vea, aunque no te bese, aunque tengas una familiafeliz (no conmigo)… te quiero al infinito y más allá; porque sé que por ahí andas sonriéndole a la vida

Respondió con lo que sentí un sequísimo: Gracias, amor. Mismo, que más tarde fue elevado (como frase de película) tres metros más allá del sol y las estrellas. Mensaje del amor platónico de su vida a las 3:12 a.m.: Ahorita me levanté a tomar agua y pensé en ti. Te quiero… 

Yo, que andaba haciendo fiesta con mi prima (en realidad chateando con ella a altas horas de la noche), le respondí minutos después: ¿Por? Y eso que yo no te he hecho nada. Respondió: No necesitas hacerme algo para ponerme a pensar en ti. Yo te quiero desde niño. Regañé: A ver, mocoso [me había dicho que estaba engripado]… ¿por qué no estás dormido y cobijado? Se defiende: Porque estoy pensando en ti. Me gustaría estar a tu lado. Responde mi alma hecha hilo: Fíjate que me encantaría que estés aquí y de pronto me sentí triste… Pregunta: ¿Por qué triste?... Respondo: Será que tengo los pies congelados y el cabello mojado hace horas (se me cayó la secadora y ya no quiso prender). Siento frío, me gustaría que estés aquí… y la tristeza es porque la realidad es otra. Responde: Yo te caliento… sólo necesito abrazarte ¿sí? Respondo cantando a todo pulmón: Abrázame muy fuerte amor, dijera Juanga. Responde para quitarme el aliento: ¿Sabes que me estoy enamorando de ti? Me resisto: ¿Cómo? ¡No puedes! Me deshace la resistencia: Claro que puedo, porque me está pasando; ya siento que te necesito. Le pregunté: Rocky (me acabo de inventar su pseudónimo) (está espantoso y me da mucha risa) (jajajajajaja)(y cuando me enoje, va a cambiar de Rocky a Rucky o Chucky ajajaja), cuando dices que me quieres… ¿es una payasada? Responde: Hey, síiiiiiii… como estamos payaseando ahorita, ¿verdad?; necesito me lo confirme e insisto: ¿eso fue un no? Como torero matador haciendo una faena, contesta:  Wen, yo nunca te voy a decir te quiero si no lo siento; pero ya veo que tú sí. Respondo casi desesperada: Nooo, ¿por qué me dices eso? Te quiero.  Juega conmigo: Hey sí… no te creo. Finalizo mi agonía de vaca herida de muerte por el torero: Rocky mi amor, te quiero; recuérdalo. Te quiero aunque hagas lo que hagas, estés o no estés, aparezcas o desaparezcas. Ya me voy a dormir, pero antes te voy a gritar (eso hacen las mayúsculas gritonas): TE QUIERO. Y me morí, vaca sangrante muerta de sueño. 

A la mañana siguiente, vi su inmediato mensaje consolador y resucitador: Tontita. Yo también te quiero, y quiero estar bien contigo. Que descanses, te mando un besote: muuuuuuuuuuuuuuuuak.

Bueno, todo esto es una burbuja que me eleva y me reconstruye.
Burbuja platónica.

No puede ser tan mala ¿no?, mientras siga siendo platónica.
Siento que Rocky ya hizo todo por mí. Todo trauma que me hice de relaciones pasadas, él lo reconstruyó tan fácil y tan simple… por eso, no le pido más a la vida. Me quedo con el platonismo que sí es puro, que es leal y legítimo.

Mientras no pase de eso.

:(

Comentarios

Lo que no olvidan...