♥ iNspiración ♥

aYer feisbuqueaba: “…ah cómo me inspiran estos climas
Llovía y hacía frío.

Esos climas, se me antojaban como para estar empiernada con el dueño de mis ilusiones.

Luego, por los comentarios recibidos, me di cuenta que no soy la única. Sino que a mucha gente también le inspiran. Y para muestra, la vida me regala un botón.

Al rato recibo una llamada de mi recicladonovio, no sé cómo salió al tema que vino a visitarme y yo no estaba en la oficina. No, le dije, voy llegando… andaba visitando sucursales. Y seguí, ¿Por qué?, ¿en serio viniste a visitarme?, ¿qué querías?, ¿me trajiste flores?... porque si es así, me las puedes dar en la noche que me veas. Nah, dice, ya no… me arruinaste mi sorpresa. Reí suponiendo que era una broma.

Cuando llego en la noche a la casa… mi santamadre, me preguntó extraña si hablé con mi recicladonovio que si qué me dijo, que si no sé qué. Y por fin, le digo: bueno, dime por qué… ¿pasó algo? No, dice sonriente logrando intrigarme hasta el desquicio. Dimedimedimedimedimedime… insisto hasta el cansancio. Ve a tu recámara, dice. Y voy sintiendo vértigo. Pensé, vino a hacerme un desmadre… o vino a hacerme el quehacer… o trajo sus garras y se quiere quedar a vivir. O qué…

MIEDO.

Abrí la puerta y vi por una orillita. Como esperando que un monstruo saliera de la oscuridad. No salió nada. Abrí por completo la puerta. No vi nada. Cierro. Y de pronto, mi mamá detrás de mí, ordenando: entra!!!

Brinqué a las nubes del sustazo y regresé para entrar.
:O

Qué belleza!!! Una rosa perfecta, roja, fresca y aromática depositada en un fino florero en mi buró.

Y entonces, mi madre me cuenta la historia. Vino a dejártela... que fue a tu oficina, porque quería dejártela en el parabrisas de tu carro. Y sorpresa, no estaba tu carro.

:O

Puede parecer una simpleza. Pero para mí significó muchísimas cosas.
Son detalles que, nuncaensuvida, mi recicladonovio había tenido para mí. No importando si no me gustan las flores cortadas porque mueren pronto. Amé la rosa… y le puso un punto de sutura a un corazón hecho trizas.

Me gustó, pero sigo sintiendo miedo.
Ya dije, como arrojarme con un paracaídas y esperar el resultado: que se abra y a disfrutar del viaje, o… como en todas las veces anteriores, que no se abra y acabe otra vez embarrada en el suelo.

No lo sé. Por lo pronto, le agradecí el detalle.

Que le siga echando ganas, ¿no?

:D 

Comentarios

Lo que no olvidan...