jUst: Él

Me estoy escribiendo un novelón sobre mi amor platónico que no lo termino, me hace falta tiempo y me sobra sueño y quehaceres. Pero antes de terminarlo, quería hablar de Él… mi antiguo [y lo digo por la edad] amor de mi vida [antigua también] [y lo digo porque las circunstancias ahora son otras].

Llegó el 20 de septiembre, fecha consagrada para él desde hace muuuuuuuuuchos años. Su cumple 42. Ya había dicho que no iba a hacer nada, que ¡sorpresa!, ni siquiera lo iba a felicitar. Pero, sí… lo felicité como siempre.

Pasó algo curioso. Siempre he pensado que Él y yo, llevamos vidas más o menos paralelas… nos han pasado cosas similares al mismo tiempo, bueno antes… ahora ya no hablo mucho con él, así que no sé qué pase por su vida.

En mi cumple, salí con mi primo y su novia. Y para no hacer mal tercio, me acompañó mi amigo-exnovio (luego, lo reciclé). Creo que ya había dicho que el lugar lo propuso mi exnovio… y que haciendo alarde de su experiencia de parranda dijo: frecuento este lugar con mis compas (me imagino amigos y putas) y de aquí lo bueno es… (yo ya ni oí, nublándome el oído mi coraje y mi imaginación). Y entonces me reí, y contesté: pues yo ya no sé lo que sea bueno en este lugar, hace siglos que no venía. Se le cayó la quijada al suelo y creo le jodí el alarde cuando me preguntó con quién, y sonreí con mi sonrisa 124, para decir: no lo conoces. Y es verdad, nunca lo ha visto en su vida. Jajajaja.
Bueno, al día siguiente… aún en mi festejo, fui a dar a Ajijic y a un lugar conocido como El Bar.Co. Casualidades de la vida, bar al que Él me prometía un día íbamos a ir juntos, le gustaba ese lugar… aunque el juntos, pues no se dio.O sea, aunque no haya querido… mi cumple, estuvo adornado por su fantasma :).

Pues se acercaba el 20, y me encontré un mini cactus y lo compré pensando en él. Hasta le hice una mini carta y me imaginé empaquetándolo en una minicaja con un letrero que dijera: “¡cuidado con los dedos!”. Porque aunque parece de juguete, sí que me ha picado. Luego, me imaginé mandándolo por estafeta… y pensé ¿sí mandarán plantas?, no vayan a pensar que es un hongo alucinógeno. En fin, toda una aventura creada por la ardilla voladora de mi cerebro.
Pero no mandé nada. Me sentí deprimida porque ese día, se suponía iba a ver a mi amor platónico y, no se iba a dar. Me refugié en Él, como hacía antes en las desolaciones de mi vida.

Publicó que estaba en algún lugar de Jocotepec, como a las 11 de la noche. Y le contesté: Mmmmm… creo que ya te agarró el cumple jocotepeando. Un “me gusta” respondió. Se dieron las 12, y recomenté su publicación:



Y luego un Inbox: eBa… probablemente ésta sea la más chafa de todas las felicitaciones, cartas y fumadas que te he hecho a lo largo de la historia; y tal vez es la más madura jajaja (hablo de los circos que yo sola me armaba). Este año, no esperes mensajero a la puerta de tu casa ara cartotas, cartitas, pizzas, flores, calzones, macetas, tréboles, rompecabezas, telegramas o amigas fashions. Te compré un mini cactus como de 2 centímetros con maceta como de 3 centímetros de circunferencia. Si no estuviera ya cómodamente acostada, le tomaba foto y te la mandaba… así que si te parece bien; algún día (en unos cuantos meses), voy a visitarte y te lo entrego. No te preocupes, no habrá persecuciones policiacas encabezadas por mi madre; antes te echo un fon ¿Ok? Fíjate, en mi cumple me fui a refugiar al Bar.Co…. el lugar que te gusta. Y fui huyendo de mi realidad; ya pasó casi un mes y las cosas son tan diferentes. Me siento feliz. Y espero que tú también lo seas hoy, por ser tu cumple. Pero ya que termine y te levantes cada día, puedas pensar: voy a ser feliz, sólo por hoy. Un abrazote eBa.

Y lo que contestó, me dejó helada. Sentí mucha pena de que el protagonista de las ilusiones de mucho tiempo de mi vida, a estas alturas, esté tan lleno de vacío (o sea, más bien no lleno, sino vacío… ¿Qué dije?). Dijo:

Gracias Guen. Y sigo trabajando en encontrar algo que tal vez para mí no existe y tú le llamas Felicidad… GRACIAS.
Yo casi quise llorar. Era su cumple… se supone que por lo menos en ese día, uno siente ráfagas de felicidad pasajera. Pero me pareció que él, ni eso. Así que contesté:
Mi felicidad es efímera y sospecho que la estoy construyendo sobre imposibles. Pero por el momento me ilumina y me hace sentir bien, así que no la voy a soltar. Probablemente, dentro de poco, te escriba otro melodrama con mis finales infelices y circulares. Y luego, tú me digas a mí: te lo dijeeeeeeeeeeee; la felicidad no existe. Guarda la imagen que te puse, la vamos a necesitar. Jajajaja. Checa lo que encontré: “Alguien me preguntó: ¿y si yo no quiero ser feliz?, ¿qué hay si quiero ser desdichado? Yo le contesté: sé desdichado… ¡si eso te hace feliz!”. Una frase, de ésas que se leen en internet. La moraleja es: quieras o no, te va a llegar… aunque a tu propia manera. Date chance, abre la puerta y déjala entrar. Ya sabes, aunque todo lo que entra tiene qué salir… y cuando salga quedemos desguanzados, por lo menos ya te diste el lujo de vivirla. Ya me voy a dormir, porque yo no ando de fiesta y los pobres, como yo, trabajamos mañana. Diviértase! ZzZz
Respondió: 
Guen, muchas gracias por tus palabras. Por todos los años. En verdad GRACIAS POR TODO. Buenas noches.
Al día siguiente, despierto y veo que su fiesta acabó en: El Bar.Co.
¿No es cierto que llevamos vidas paralelas? Qué curioso…

Era el amor de mi vida :)

Ayer publiqué una estupidez en el feis… y mientras nos deseábamos las buenas noches mi amor platónico y yo; Él apareció con una orden: A dormir!!! Jajaja, qué risa. Y nos quedamos platicando un rato. Contrastes de la vida… me dijo que anda de glamoroso llevando vida tipo New York. ¿Cómo es eso?, le pregunté. Dice: pues en camión y metro. Jajajaja. Que se le descompuso su carro y pues ahora ahí anda. ¿Qué carro tienes? Un volvo, mi pieza descompuesta cuesta más de 6 mil, todo por mi culpa, por la lluvia y por terco. Jajajaja. Le dije: eBa, en tu trabajo anterior, me dijiste que tu cabrón jefe tenía un volvo; yo ni sabía qué carros eran esos, ya sabes que yo de chevis para abajo; y mírate ahora, cómo has crecido… ya tienes 42. Jajaja. Me dice, Guen, fue una mala compra, si me aguanta de aquí a diciembre, lo voy a vender… si es que antes no e dejó en la quiebra. Reímos. Luego, le recordé; cuando trabajabas allá, andabas de volado con una muchacha que despreciaba tus atenciones y que prefería irse en camión que aceptar tus aventones, me dijiste que se vestía muy rara; pero que usaba las uñas naturales. Jajajajaja. Reímos de nuevo y dice ¿Guen, cómo te acuerdas de tanto?, ¿sabes que hay cosas que yo ni al caso y que a veces conozco cosas de mi vida gracias a ti?... sólo me reí y, le dije: eBa, ¿cómo pueden nuestras vidas cambiar tanto? Cómo antes éramos otros… y ahora no sabemos ni quiénes somos (bueno, yo). La vida es curiosa, uno nunca sabe dónde vamos a parar mañana. Mírate a ti, ayer con volvo y hoy en camión. No somos nada.

Dice: mírame a mí… 42 años, sin perro que me ladre y pues intentando verle el lado bueno de las cosas, que la verdad es muy complicado. Río: deja tú eso… en camión, que es lo pior. Jajaja.

En fin, historias de un antiguo amor de mi vida antigua.

Just, Él.

Comentarios

Lo que no olvidan...