oLvido

oBligado...

dEspués de verlo... creo que me sentí un poco (ounmucho) destruída.
nO sólo fue que no estaba tan ricky martin como lo recordaba. Eso no es lo importante, porque aunque lo vi como 20 centímetros más chaparro, le vi demasiado músculo, demasiada cadera, pocas piernas, pocas manos... en lo físico en realidad encontré los ojos de pestaña china que me gustaban, toqué la barba y el cabello más suave del mundo entero (como de bebé), encontré la sonrisa, encontré la boca más bonita del universo entero... misma que ya oLvidé; pero no encontré a la persona que buscaba. No a la que me reconstruyó y que me quiso toda la vida.

eNcontré un lUcho, es verdad... y a ese lucho le aplaudí y lo amé.
Pero lUcho no es mío. lUcho, anda por la vida teniendo sus propias peleas y su propio público.

Mi amor platónico... no estaba, me dejó plantada como haría mi verdadero héroe: ése que es fiel a un compromiso, que ama de lejos y que sería incapaz de mentir y lastimar a nadie. Mi verdadero amor platónico se quedó en mis sueños y fantasías... ése, el que me reconstruyó y me hizo tanto bien, no se presentó para evitar fallarme.

El otro, el que fue en su lugar... fue un cabrón que en mi cara, se llenó la boca de tequieros falsos, de ojos siniestros y llenos de mentira... lo recuerdo y hasta siento escalofríos.

cruzcruz
debellegarelolvidourgentemente

Comentarios

Lo que no olvidan...