sEñorita Cometa





El domingo medio me despedí de mi amorplatónico, casi examorplatónico… estoy en proceso de entierroyolvido. Esto se está muriendo otra vez… ¿no que le faltaba mucho para el Ricky Martin de mis sueños? A lo mejor, lo que me hace falta es echarle un segundo vistazo. Tal vez no lo vi bien (aaaaaaaaaaaah qué caray ¿no?) (jajajajajaja). Lo quiero, pero lo voy a querer de amentis como antes. Lo que pienso es que ya lo voy a volver a guardar en el baúl de promesasaolvidar. Como debe ser. Pero antes, quiero contar unas historias que me hicieron estremecerme de amorplatónico y ternura.

A mi santamadre, le dije que lo había visto y no le causó ninguna gracia. Cosa que me dolió, y entonces, como NO acostumbro (si es como mi amiga más que mi madre), no le conté nada de todo lo que quería decirle… me tuve que tragar yo solita todas las emociones que sentí. Hasta que por fin, el otro día tuve un día sola con ella, y le conté y se tranquilizó. Creo que ella se imaginó que iba a mandar todo al diablo por él. Quiensabe, tal vez si las cosas hubieran sido diferentes… si se hubiera presentado el amorplatónico que me construí y no el cabrón al que mandó jaja.

En fin, luego que estuvo tranquila y le conté todo lo que hablé con él… Le dije que su vida es muy colorida (por no decir de la chingada) y a pesar de todo sonríe. Y me dio la razón. Me dice, ¿quieres que te cuente otras historias de él? y yo sonreí y abrí oídos y corazón atentamente de par en par.

Dice, cuando él estaba bien chiquito… su mamá se tuvo que meter a trabajar. Entonces, un día él se la pasó llorando todo el día y me lo llevaron para que le diera de comer… y yo les decía “no, cómo creen… no va a querer”, pero lloraba tanto, que lo hice.

Hasta aquí, yo no entendía nada. ¿Dónde está lo extraño en esa historia?, pero de pronto me llegó la chispa: ¡¡¡¿¿O sea que lo amamantaste??!!!!

Sí. Sonríe mi mamá y continúa: ha de haber tenido como un año, y le taparon la cabeza con una sábana para que no me viera. Luego, se quitaba la sábana y me veía y lloraba… lo volvían a tapar y comía…

Dios mío, qué cosa más tierna… casi lloré cuando me dijo mi mamá. Me enamoré más de mi amorplatónico el tierno (no el cabrón que se asomó cuando lo vi).

Y sigue mi mamá con las historias…

Dice, un día pasó su papá por la esquina de la casa. Yo estaba parada en la puerta y tú estabas sentada en los escalones… y se bajó de un carro y me saludó y a ti te desgreñó los chinos (aaaaaay ya sé de dónde me desgreñaba su méndigo hijo) (cuando era niño me desgreñaba y me hacía llorar) y te dijo: “Señorita Cometa, usted se va a casar con mi hijo”.

Si no lloré con la historia anterior, con ésta sí.
:( cómo es la vida cabrona, deveras!!!!

Y eso de señoritacometa, me trae otra historia a la cabeza… cuando mi examordemiantiguavida era el amordemivida, me dijo una vez: “tú eres mi señoritacometapersonal”. Y se rió… Y yo me reí de él por ruco. Le dije, ¿quién es esa, tú?... y dice ¿no te acuerdas de ella? Es un programa que pasaban en la tele y tú estás igualita a la Señorita Cometa. Y le dije… no, pues no tengo idea rucailo; yo de Costel y Lagrimita pa’cá. Jajaja.

Y ahorita busqué a la tal Señorita Cometa… y se parece a mí. Cuando era niña, yo parecía japonesa en ratos. Tenía los ojos como platos, y yo creo que justo por grandes, siempre me ha molestado la luz (yo creo que tengo la retina demasiado grande y me entra más luz de la debida), por eso los mediocierro y parezco que tengo los ojos chinosjaponeses a veces :), y en el tiempo que el examordemiantiguavida era mi amordemivida, yo andaba pelona y me veo idéntica, pude haber pasado por su doble sin problema… jeje



Mujercasosdelavidareal

:)

Comentarios

Lo que no olvidan...