Ir al contenido principal

Entradas

Lo que no olvido...

Frankie Rivers

El último 20 de septiembre entré en pánico. Me di cuenta que ya no tenía noticias de él. No recuerdo si ya lo conté, pero en un arranque de “nunca más”, lo borré de mi feis para siempre. Creí que era el último hilo rojo del destino (forzado) que me conectaba con él; pero me olvidaba de una vieja tradición: E-mail.
Así que desde un celular con touch agonizante (que yo mis celulares siempre parece que los atropella un camión), con un gran esfuerzo (para atinar a las letras, a gire y gire el celular, parecía que jugaba con un rehilete en lugar de enviar un m ensaje), escribí un mensaje de cumple simple. Como la respuesta que recibí. Supongo que tampoco sirve su touch. Ajá. Jaja.
Dije (en resumido): “… no sé tú, me aplastan los años; pero como sea, agradecer la familia completa, la vida, la salud, el trabajo… y todo eso; que casi tuve un ataque de ansiedad de ver que acaba el día y por poco no te felicito [quise decir, de ver que ya no estás en mi feis y no sé nada de ti]. Pero sé que p…

Entradas más recientes

Agua

Pronto

RECUENTO

Tres grados de separación

Con amor para mI

Amor

pEdazos

Historias de 40...

eL cuento Discobola

aNcla