Hace unos años (pocos) (muy), una reverenda mujer (o sea mi reverenda madre) dio a luz a un engendrito del mal (o sea, moi). Hoy el santo de mi devoción (o sea mi pa), como queriendo enmendar mi camino, da a luz a una hermosa piedra. Ah cómo les gustó este día.

Y a mí también. Me gusta. A pesar de lo que me dijo ahora una muchachita... qué cuántos cumplo, me preguntó. Yo, 
muy orgullosa, le digo 31. Y ella (no sé si queriéndome joder o animar), me dice... "ah, pues para tu edad te ves muy bien. Te ves, como de 30". Muchacha caracha!

Aunque la pachanga está pospuesta (espérenla), tuve mucho qué festejar y harto qué agradecer: tantos amigos, tanto apapacho, tanta felicidad, tanta familia... tanta salud y bendiciones.

Hay otros aventados que se nos han adelantado en la juerga. Pa allá vamos !... Aguanten la fiesta en paz: Feliz cumple, Payaso... te llevamos en el corazón.

lOve is in the air!






Ahora que está tan caro, estuve pensando que tengo que bajarle a los huevos.
:( 

Más relax y menos estres.

Que la batiseñal que esperaba, estaba en mi carota. Tan brillante que me cegaba…
Creo que Dios está escuchando mis mentadas, y al parecer las cosas se solucionan poco a poco. Y estoy agradecida. Mucho.

Mi mamá, encamada dos semanas como niño en inicio de Monsters-inc: aterrorizada por los monstruos del más allá. Y, al parecer, ahora los monstruos y ella son amigos… :)
Hicimos de todo.
Va por etapas (mías):

1. Incredulidad.
Cuando me contó mi hermana lo que le pasaba (que yo no vi su primer crisis). No creí. Y lo que le dije fue: “Dile que no sea payasa, mándala enfrente a que le den una terapia y un baño para que se aplaque”. :( Y es que frente a mi casa hay un doble-a, y al que se porta mal, lo rapan y lo bañan en plena junta con un balde de agua.

2. Enojo.
Cuando la vi, y me di cuenta de la gravedad… sentí mucho coraje, que según yo era una debilucha, que se dejaba vencer. Luego me di cuenta no era algo que su voluntad pudiera controlar.

3. Pasividad y Cobardía.
Luego, dejé que hiceran con ella lo que no creo. Pero creo que fue cobardía de mi parte, como evadir lo que pasaba y dejar que la “ayudaran”.

Desde mis adentros me dije a mimisma: además de Dios, necesitamos un psiquiatra que le recete algo que la levante. Luego, necesitamos un psicólogo que le ayude a trabajar las emociones que la llevaron hasta ahí.
Quién sabe, soy media escéptica para ciertas cosas:
Dejé que le untaran flores de bach hasta por debajo de la lengua.
Que sesiones de reiki y su chinadamadre.
Que homeopatía.
Que doctora naturista especialista en desajustes hormonales (y adivina digo yo): nomás con verla le dijo, es parte de la menopausia, trae un desajuste de hormonas. Y digo adivina porque dónde están los estudios que le hizo para adivinar que se trataba de un ajuste de hormonas. Patrañas.

3. Impresión y endiablamiento
Diosmeperdoneloquevoyadecir.
Tengo una tía (a la que agradezco infinitamente el haber estado acompañando a mi mamá en las ausencias), a la que dice otra tía “se le caen las estrellas del manto”.
Un día entro y voy viendo a mi tía y a otra iluminada haciendo exorcismo a mi mamá. Ni qué Regan MacNeil, ni qué nada.
Y aquí el endabliamento (que tal vez llevo dentro), llegué abrazar a mi mamá y a separarla de lo que me pareció un par de locas fanáticas.

4. Decisión
Por fin me decidí traerle un psiquiatra a domicilio.
Es una depresión, dijo. Que se tome estas pastillas, nos vemos en dos semanas para ver cómo sigue y hacerle un estudio de la tiroides.

Y a los dos días… cual Lázarolevántateyanda: mi mamá volvió a la vida.
J

Luego, el Re-innombrable me da pruebas de apoyo incondicional.
Que me dejan sin palabras.
Que me tambalean.
La más reciente, que a pesar a su terror a la sangre y agujas, hoy donó sangre para mi papá (al que están a punto de meterle cuchillo).
Y para que quede claro la magnitud del sacrificio: en los exámenes pre-nupciales, se desmayó y convulsionó en la prueba de sangre. Así que donarla… nobueno!, casi lo mando canonizar (ahora que ando onda fanática de mantos estrellados).

Ahí vamos… paso a paso se llega lejos.
J

Qué racha hombre!
De plano no sé si tirarme a la calamidad o ver esta etapa con filosofía.

Calamidad
Todo inició con mi rompimiento de celular: carítzimo de París :(
Y seguí con el rompimiento con el rE-innombrable.
Luego mi papá, que haciendo penitencia: carga una piedra en el riñón. Roca. Piedronón. Piedrota de Tapalpa… y que en el Cianuro AntiSocial, le dan cita para un estudio en mayo 2013. Se pasan, cuando para entonces el mundo se acabó. Dicen. Gracias a Dios, un palancón nos ayudó, los estudios se los hicieron en 2x3 y el 30 de agosto lo operan, con riesgo de perder el riñón (ande caón). Bueno, al menos ya lo están atendiendo…
Luego mi mamá, que se nos desinfla. Ella toda fortaleza, de pronto hace honor a su nombre y se suelta en una crisis de miedos, angustias y ansiedad llorando como una Magdalena 24 horas por más de una semana.
Luego mi tío, que le cortan un pie, y yanuncamás.

Filosofía
Me esfuerzo y nado contra corriente y marea con mi bandera filosófica. Aunque a veces siento que me rompo.
La filosofía: hay gente pior que ninguna esperanza tiene.
Mientras nos quede vida, que se prepare el mundo entero porque traigo puesto guantes y armadura para defenderme de los trancazos.

Sé que la luz anda por ahí, buscándome en algún lado.
Espero atenta la batiseñal.
Dice una compañera de trabajo, durante nuestras pláticas de terapia que a veces nos aventamos:

Tú no tienes nada qué pedirle a la vida: ya tienes un hjo, eres joven, eres alta... estuvieras enana, como yo, todavía, pero no, tienes todo un camino por delante.

Tal vez tenga razón, y mucha... salvo en lo de alta.
Cosa que me dio mucha risa, yo creo que ella ha de medir sus 1.50 m,o tal vez un poco menos y a lo mejor ve como una torre mis 1.63 m jajajaja

Cuestión de perspectiva.
Y aprovechando el comercial, me fui a refugiar al recuerdo de cleaBer, al que le quedaba chaparra pero justa para el abrazo protector... y suspiro. Eso fue antes, por que ahora con la edad (que al parecer el cuerpo se va encogiendo), ya hemos de estar al pelo. Jajajaja


:)
Me merezco un "tE lo dijeeeeeeeeeee" (al ritmo de campaña del IFE)...

Ahora sí ando desatada, por no decir de atar.
Dijera mi mamá: pinchelocapayasa. Así.

De pronto me han dado las crisis nocturnas, ésas que le contaba a cleaBer en su tiempo, y que apagaba con su: ay Guen, eso no es nada, yo acababa en el hospital con suero y escuchando que no tengo nada.

Hasta eso, no he llegado a tanto.
Ni quiero.

Hasta flojera me doy, siempre las mismas historias, pero es veldá: me siento desgarrada.
Y todavía me pongo de tapete, pa que le baile a gusto.

Por lo general, aguanto como una campeona, aplico la de "muerta por dentro, pero de pie como un árbol". Podré estarme muriendo, pero si lo veo me transformo tipo hulk.

Pero esta vez, se me ha caído la máscara varias veces.
Bien gacho.

Y en las crisis, le he mandado mensajes de cuántoteextraño.
Y el telodije, es por mi mamá, que siempre me dice "y todavía te pones de tapete".

Me lo dijooooooooooo.
Y ahí voy otra vez.

Hoy le escribí: "Extraño tus huevos con chile. Más que nada, verdá"
Y me contesta "Cuando quieras!"
Y empecé a mensear con canciones: "El día que me quieras, Luis Miguel"

Y no sé qué y no sé cuanto... y acabé diciéndole: Te quiero, aunque no quieras y aunque no te dejes.
Y me contesta: Tú lo haz dicho! Quiero alguien que me ame no es suficiente q me quieras! Feliz vida.

Y lo logra otra vez.
Se me cayó la quijada al suelo de la impresión.
Y háganmeelchingadofavor.
Ahora resulta.
Doña dignidad encarnada en dromedario.

Le quería contestar:
Gracias por tus deseos, ojalá pronto encuentres quien te ame como te mereces [obvio es sarcasmo]
Yo, por mi parte, el teamo lo guardo para el bueno :)

Andecaón.
Pero pensé que me iba a ver muy ardilla.
Mejor me callo y me agarro de este hilo de impresión para mandarlo a la cHin-a de una vez por todas estas seismillonesquinientasmil veces.

Ay bueno, no me pude contener. Y le escribí:
Órale. No, pos no llego a tanto.
Salebye

jajajajaja