Estoy leyendo una novela… a ciencia cierta, todavía no sé de qué va, pero me causa muchísima gracia. Hasta donde voy, el narrador es un niño de 12 años que se siente el reydelmundo. Para él todos son idiotas. Ve tanta gente tan fea, tan bonita, tan vieja, tan enferma pero de un modo repulsivo (para él). Por ejemplo: era una mujer tan fea, que me daba lástima; era una mujer tan bonita pero tan tonta, que me deprimía; era un viejo tan enfermo, que me daba asco y lástima su miseria. Y así, va por el mundo sintiéndose superior a todos… pero en el fondo, muy solo.

Me causa mucha gracia, porque me siento identificada un poco (o mejor dicho: un mucho). Aunque también me recuerdan a Él (para variar) y a un extraño personaje.

Mi novio tiene un tío mediochiflado… dice mi novio que quedó loco por borrachín que era. Yo creo que lo es, aunque a sus conveniencias. Antes, cuando yo iba a su casa y lo veía saludaba: buenosdías, buenastardes, buenasnoches. Y él nunca respondía. Yo, educada, seguía, valiéndome si me contestaba a o no.

Una vez, tocó la puerta de mi casa.
Me sorprendí muchísimo de verlo ahí. Le abrí la puerta de par en par y le dije que se pasara. Con cara de superioridad me contestó: yo no vengo a molestarla a usted. Vengo a buscarlo a él (o sea, a mi novio). Me sorprendió tanto, no supe qué hacer… pero casi le cierro la puerta en la cara en un impulso incómodo. Me metí y le hablé a mi novio. Luego, regresa al minuto: dice que vino a verte, que te trae un regalo. 

Yo ¿queeeeeeeeeeeé? Acabándome de decir eso, pensé que verdaderamente estaba loco. ¿Regalos a mí?, cuando ni siquiera se dignaba a regresarme el saludo. Le dije que muchas gracias, pero que yo no quería nada.
Mi novio, intentando suavizar, me dice: ándale, el pobre te trae un detalle… viene a hacer las paces contigo.
¿Las paces? ¿Por qué?, yo no le hice nada.

Y no salí.

Después de eso, nunca lo saludo. Entro y salgo como juanporsucasa. Y él hace como si yo no estuviera, hasta salir en calzones. Cosa que me da risa: loco. Y siempre le dice a la madre de mi novio: “ay, vengo tan harto de la calle: puuuuura gente taaaaaaaaaaaaaan fea”.  Y lo dice con sinceridad, cosa que me causa más risa. Puro esperpento ve por su camino.

Locodeatar.
Como él es Mr.universo.

Y en el mismo sentido, Él, que publica “que se mueran las feas, aunque nos quedemos solos”. Por eso es solo, las feas que quedaba para él, se murieron. Las bonitas, ya tienen conquién. Quédeprimente.

Y ahí, es donde yo me parezco al personaje: digo, pobre Él… solocomounsolo y me deprime. Pobre chifletas que sólo puede ver gente fea por sus sucios ojos que no le dejan ver más allá, y esonomedeprime.

Y yo, sola hasta la nada, pienso…
¿Quién soy yo? Para valorar, aplaudir, compadecer, admirar, aplastar… a quien sea. ¿De qué privilegios gozo para creer que las cualidades/defectos que otros poseen me hacen capaz de emitir cualquier juicio (bueno o malo).
Y lo que me da miedo, es ser verdaderamente un Holden (narrador) y no haberme dado cuenta.

Me deprimo de mí.
Jajajajajaja

Creo que la chifletas es otra.
:D

Bueno, a ver dónde termina el libro... y mi filosofada barata.
Veremos.
Y ésta, para contar del otro Carlos.
Siempre lejano en mi entorno cotidiano.

De lejos, se veía: hombre recto, estricto, fuerte, sabio, determinado, líder.
Superhombre.

Nunca lo traté más allá de “buenosdías, buenastardes, buenasnoches”.
Pero me agradaba su personalidad fuerte, casi ruda. Y agradecía internamente la mano dura hacia mi hermano: que te cortas el cabello, que te pones una camisa decente… Disciplina. Sobrada e incomprendida para mi idiota hermano adolescente. Forjando hombres de bien, pensaba yo.

Charly, para los cuates, era un dobleá rehabilitado.
14 años.

Y a mí me parecía increíble… ¿Qué fue un cabrón? Imposible, decía yo.
Lo que hace la voluntad y la fortaleza. Y Dios.

Charly, era el líder del grupo dobleá al que mi hermano se integró. Para sanar el alma, para limpiar la salud, para enderezar la vida. El padrino, decían.

Y se enderezó mi hermano.
Y entonces, mi admiración hacia Charly creció más. No sólo es la vida enderezada de mi hermano… sino la de tod@s l@s que transitan o transitaron por el grupo.

Para enderezarse se requiere mucho. Primero, la voluntad de Dios. Segundo, la fuerza de voluntad del enfermo. Tercero, la fortaleza y apoyo de la familia. Y creo yo, el instrumento adecuado: Charly (él, el grupo, su causa, sus reglas).

Y de pronto, escuchaba a mi hermano. Soberbio.
Naaaah, que el pinche viejo quién sabe qué (con el tono cholo con el que habla para fanfarronear).

Idiota. Agradecido debías estarle… no estuvieras aquí sin el pinche viejo.
Pero mi hermano no comprende ni valora todavía el cambio de su vida, destinada a la perdición antes de él.

Y de pronto, superCharly se cae.
Que estalla la que fue una bomba para los integrantes del grupo.
Que tenía meses drogándose. Que estaba deprimido por la muerte de su madre.

Mi hermano, llenándose la boca de mezquinidad se regodeaba: con qué autoridad moral el pinche viejo dirigía el grupo. Hipócrita.

Y Charly renunció al grupo, y se fue.
Rezamos para que no se fuera… que después de 14 años de rehabilitado, hiciera uso de su grupo y lo ayudaran a salir. A sanar, otra vez. No supe cómo estuvo el acuerdo, si se fue o lo corrieron. Ni me interesa.

Lo admiro. Admiro enormemente su humanidad, y ruego a Dios porque pueda pronto encontrar su luz, donde quiera que esté. Que sane, que siga su causa… el mundo dobleá es amplio y difícil, y personas como mi bocón hermano y familias como la mía, lo necesitan haciendo bien.

¿Hipócrita?
Hipócrita y más aún: cobarde! El cabrón que le facilitó la droga quién sabe de dónde. ¿Cómo se atreve él a seguir en el grupo?, ¿con qué moral se atreve a ir a poner cara de derrota superada?, él que fue un medio para derrotar a alguien más. Mil veces hipócrita y cobarde. La vida lo ayude a no ser él derrotado nuevamente… porque la vida es cabrona y cobra caro.

Hermano, te lo digo: Grandísimo canalla que te encontraron tu cerveza en el cuarto, por lo menos unos tienen los pantalones para reconocerlo. No se trata de ir a poner cara de soyunsanto y darse golpesdepecho para que la gente se la crea. A cualquiera se le puede engañar, pero lo que importa es que no te engañes a ti. ¿Una cerveza? Es el primer paso para caer al fondo. Si lo que quieres es tu vida loca con una, con seis, con mil cervezas… no vayas con tu moral fingida y manchada a echarte un discurso aprendido. ¿Tu aniversario? Tu aniversario de qué… es más loable reconocer los errores y levantarse, que poner cara de pendejo para que la gente aplauda.

No queremos superhombres.
Queremos superhumanos, como Charly y otros… a quienes podamos querer y admirar.

Si eres borracho, drogadicto y pendejo, te voy a querer igual hermano. Te crees muy cabrón y que el mundo no te merece. Piensas que por tu hermosa cara (que se parece a la mía) todo tenemos que darte... es la edad, yo también lo creí, pero uno aprende a luchar por lo que quiere y a agradecer a los que nos quieren y nos rodean. Pero empieza a quererte a ti mismo y que Dios te ayude a llegar a donde te lo propongas, que nosotros estaremos atrás echando porras.

Te quiero hermano, aunque a veces parezca que te quiero cachetear. De hecho he querido, pero deja que me entrene en el box yo también para ponernos al youXyou.

He dicho!
dEmasiado de su ausencia.
Ausencia de sus videos musicales.
Ausencia de sus autofotos y parrandas exhibidas.
Ausencia de sus comentarios en los míos.
De éL.

No aguanté a que regresara y le escribí.
bAro, por qué te fuiste? [del feis], ¿te cansaste de las banalidades y pérdida de tiempo?

Y responde:
ajajajajaja. Me cansé de alimentar falsas ilusiones…….. ya paso de los 40’s, recuérdalo.

Toiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin.
Casi sentí que me decía un “déjame en paz”, aunque no personal, sino de la amargura que se ha de cargar en esta etapa.
Y respondí, queriendo suavizar:

Ay no!
Tú recuerda que de ilusiones vive el mundo. Todo resulta posible, hasta que las ilusiones se matan. O algo así… :/
Y tus cuarenta ¿sombras?, no. No se me olvidan [quise ponerle, acuérdate que en cada cumple me aviento una aventura. Pero era demasiado tirarme al suelo. Jojojo]. (Y lo de sombras es por el libro… te faltan 10 para llegar. Por cierto :s malísimo. No lo leas).
Equis, pues.
:)

Otra vez, su amargura contestó:
Ilusión es lo que tenemos que hacer todos los días de pago. Ahí sí hay que aplicar la ilusión de que con eso podremos comprar casa, carro, pagar escuelas, mantener una familia y a la amante……… eso sí es ser iluso….. ah, no. Iluso no viene de ilusión………. :)

WTF?
Seguí su juego, queriendo poner fin y humor a lo que me pareció un comentario denso y fuera de lugar (sólo quería saber cómo estaba) (y medio comprobé que no muy bien):

Jajaja… eso es magia.

Amargura respondiendo:

Magia? magia es la que hacen nuestros gobernantes para desaparecer el erario público sin dejar "gueya"  hacerse millonarios en 3 ó en 6 años........ eso es magia...... y todos como pe.....jos aplaudiendo, el otro día me puse analizar un pequeño caso hasta tome una nota del internet y la verdad es una burla........... jajajaja buen día. tres pantallas de TV por $3'000.000 de pesos y ni siquiera están en uso. 

Y hasta me adjuntó el reportaje… :s
Aburrida y queriendo poner humor, otra vez, respondí:
Tienes razón, es magia. Y negra.
:p

Respondió:
Así que ya sabes, lOlO a la escuela de Magia.
;) luego luego.

ABURRIDOOOOOOOOOOOOOO!

No respondí. Pero quise decir:
¿Ilusión?
Ilusión sería que alguna vez se te aliviara el ánimo… lo suficiente para corresponder las buenas intenciones de saludarte y que estés bien. Y en el fondo, de un oculto textraño. Tienes razón. Soy ilusa.

Tal vez no tenía ganas de reflexionesbaro.
Peroahíando. Quiénmemandapues.

Jum!
nO sé cómo expresar mi júbilo… 
Casi es un triunfo. 
Tal vez un poco de KARMA.

Antier le contaba:

Quiero regalarle un masaje relajante a mi mamá. Hablé a donde iba a hacerme faciales, pero no dan relajantes… sólo reductivos. Busqué en el internet y se anuncia masajes por $250 a domicilio, hay de varios tipos…

Me interrumpe: está barato. Deberías hablar…

Sigo: pero es un tal Efraín. Guácala… prefiero una muchacha, con más confianza (quiero decir, porque ya de paso, ya me estoy apuntando al masaje).

Y entonces saca a colación a una de sus iNnombrables (para mí). Háblale, ella se dedica a eso…

Interrumpo con sacasmo: ¡Qué ascoooooooo!,  prefiero a mil Efraínes.
Se ríe. Y sigue: qué te pasa, si es toda una profesional… ya hasta les da masajes a los de tv azteca.

Y sigo: Ay por Dios! ¿Profesional? Innecesario aclararlo “Escort profesional”, lo putona se le veía a distancia.

Ríe.

Sigo: Estás muy bien enterado… ¿qué no?

Y para poner fin a un conato de pleito, dice: es mi amiga, qué quieres.

Callé… no sin antes hacer un nudo a la tripa ardiente (y no por gastritis). Y entonces cambiamos de tema.


Ayer, le contaba:

¿Te dije que ya volvió Pepe? (una especie de iNnombrable para él) (sólo que no me acordé de eso)…

¿De dónde?, me dice.

¿No te acuerdas que te dije que se fue a vivir a Manzanillo?...

Recuerda casi con sarcasmo: Ah sí… “sin novia”.

Y sigo: Sí, cortaron. Pues ya volvió. Va a rentar otra vez por allá, dice que le queda cerca todo. Le dije que no todo… ya ves que antes nos juntábamos seguido. Y me dijo que eso se resuelve. Que “nos” (en realidad “me”, pero eso no le aclaré) invita unas chelas cuando se instale.

Y calló.

Seguí cenando.

Y calló.

Seguí riendo de los aBsurdos de la chafísima novela “La Tempestad”.

Y, de pronto dice: te iba a decir que estabas DEMASIADO enterada.

¿De qué? Pregunté honestamente… sin darme cuenta de que Pepe era iNnombrable.

Contesta: pues de TU AMIGO (enfatizando TU AMIGO)...

¿Y?, le digo.

Sigue: pues me ibas a contestar lo que te dije ayer.

Yo, honestamente en la baba. Le dije: ¿De qué hablas?...

Y contesta apenado: pues que ayer te dije lo mismo que tú me hubieras contestado: es mi amigo.

Reí: aaaaaaaaaaaaah. Ya ni me acordaba. Pero solito te diste. ¿Qué cosas no? Y sonreí de oreja a oreja.


Pude haber rematado: la diferencia, es que yo con MI AMIGO no tuve nada qué ver… y eso que pasamos noches compartiendo cama, cuando andábamos de pata de perro y ambos sin compromiso alguno. Y a sus posibles cuestiones hubiera contestado “tú y yo no estábamos juntos”, como en reclamos implícitos pero no expresados que alguna vez pasamos por sus nada decentes comportamientos cuando nos separamos.

Pero hubiera sido demasiado.

Callé.

Diplomacia.

Al fin, el que se dio en la torre fue él.

Yo ni en cuenta.


Y, por otro lado… esas noches, son desconocidas para él.

Era a lo que me refería… puede hacer de su vida un papalote, yo hago de la mía 10 papalotes (aunque casi siempre imaginarios para él). Cada quién sus “cariños” (acá amigos)…  hay cosas que me gusta mantener para mí, con los míos.

Por eso las publico al mundo entero en mi página: chaaaaaaaaaaaaaale.
Jajaja. Bueno, para desconocidos y personas de mi confianza. Aunque si pudiera, descartaba a una persona ahora NON GRATÍSIMA.

En fin.
No hay necesidad de desgastarse en ridículas venganzas y rencores.
Creo firmemente en el Karma.
Y también en que la vida es una ruleta: unas él. (Sinquererqueriendo) Otras yo.



Y me faltó decir, que no fui a reunión de reencuentro paranormal.

Y todo porque él, “no tenía ganas”. No podía insistir, era el cumple de su amigo. 
Ni modo de irme yo sola por mi parte. Jajaja.

Dejé las cosas por la paz. Y ahora que lo pienso, tal vez se fueron sus ganas recordando a mi “excariño”, o a mis “exfuentesinformáticas”, que vienen siendo lo mismo.


Caaa[da]-quien.
Al fin solito se ensarta.
Karma.
:D
De miedo.
Antes de ir al punto, un poco de historia para llegar a la conclusión: somos un capricho de la vida.
Con mis novios, sobre todo con el más reciente he mantenido una regla no implícita de “amig@s aparte”. Quiero decir, mis amig@s, nunca deben ser l@s mism@s que l@s de mis novios.
Y eso, me ha traído más ventajas que desventajas.
Cuando mi novio actual (lo siguiente en varios tiempos: pasado / copretérito / presente / futuro / futuro pluscuamperfecto / futuro perfecto… también gerundio, participio y todas las clases de español en mi carrera de Letras Hispánicas–jejeje) anduvo (ande, andará, andaba, andando) en la parranda… pasaban 2 cosas:
1.      Yo no me daba cuenta.
2.      Me evitaba corajes y sufrimientos inecesarios.
Cuando yo andaba, anduve, ande, andando, andaré… en la parranda con o sin mis amig@s, pasan varias cosas:
1.      Me siento libre.
2.      Me importa un comino si se entera o no.
3.       No me puede rastrear.
4.      No me topo con sus amig@s.
5.      No me topo con su (en esos momentos) indesable persona.
6.      Me olvido fácil.
La cuestión, es que somos tan diferentes, con gustos y costumbres tan diversas y opuestas que, no coincidimos en amigos y tampoco en lugares frecuentados. Punto medio: Podemos convivir con mis amigos, de vez en cuando con los suyos (siempre que no se incluyan perras falderas) y cada quién su vida.
Entonces, el los numerosos momentos de pelea… puedo huir a refugiarme con amig@s a cuanto lugar se me antoje, con la certeza que no tendré un encuentro incómodo.
Ejemplo: una vez me dijo “que te vieron con un caRbón bailando en ----- (lugar de moda en música banda)”. Yo, subiendo 10 rayas a la arrogancia, contesté: “ja! Te cuentearon… ¿yo en -----?, ni que no me conocieras. No soy tan ordinaria, no frecuento esos lugares”. Calló. Me conoce. No son mis gustos, ni los de mis amigos.
Resultado: aumento su incertidumbre.
Antes podía estar seguro de que hacía de su vida un papalote (ahora también puede hacerlo) y yo estaba siempre ahí. La diferencia, es que ahora:
1.      Seguramente yo haré de mi vida un papalote, un globo aerostático y después un paracaídas.
2.      No está seguro si me va a encontrar a su regreso (yo tampoco).
En un tiempo me causó conflicto grande el túpido feis. Sé que tiene ciertas perras falderas, sé que se lleva de “cariños” con algunas, sé que sus parrandas son públicas.
Puede hacerlo, ya no me molesta.
Yo también tengo gratos y cercanos amigos… y tal vez lo sospeche.
Lo que no sabe es si me llevo de “cariños” con ellos y tampoco sabe si me llevo de “cariños” con ellos. ¿Mis parrandas? No, gracias. Soy más bien discreta. No subo fotos ni publico donde ando en la parranda… porque me hace sentir libre. Quien me conoce, sabe dónde puede encontrarme, a dónde fui, con quiénes ando en la parranda… etc.
Por eso, soy yo ya que no lo quiere en mi feis, ni en mi blog, ni en mi twiter, ni en foursquare, ni en pinterest, ni en instagram, ni en nada. :D
Otro ejemplo: una vez que compartí con él mi lugar favorito en el mundo. A donde iba a refugiarme cuando nos separábamos. Resultado: se apropió el lugar. Llevó a sus amig@s y y yo ya no pude volver para evitame encuentros de inframundo.
Ahora, cuando pregunta… prefiero no mencionarle (mucho menos llevarlo) a mis lugares favoritos. Son míos. Mis refugios sacros (o sea, no invadidos por su plaga jajajaja).
En fin, todo ello, para decir que el mundo es taaaaaan pequeño, y la vida caprichosa: viejos amigos (ahora distantes), resultaron amigos cercanos de él y los suyos :s. Entonces tuve fuentes informativas innecesarias, como los corajes y sufrimientos. Pero él también. Por principio de cuentas, porque la fuente, resultó ser un “cariño” en su ausencia… y él lo sabía: toooooma :D.
En fin, “cariño” y yo acabamos.
Llegó la distancia.
Volví con el de siempre.
Yo poniéndome mis reglas. La caprichosa vida rompiéndolas. Ha querido juntarnos y no me he dejado.
Hoy tenemos una reunión de amig@s (en martes :s) (de carnaval) y pienso que va a estar “cariño”.
Y no quiero verlo.
No porque remueva sentimientos apagados… sino porque me hice una armadura. No quiero ver a gente significativa hasta que baje unas 3 toneladas. No soy yo en este cuerpo, solo traigo puestos colchones protectores. Jajajajaja.
Mi novio nota que no quiero ir a reuniones donde él va a estar. Y ha tenido en la punta de la lengua decirme: “es por él, por lo que tuvieron, por lo que te pueda hacer sentir”. Pero se queda en un “es por…”. Y se calla. Y respeta.
Y a mí me causa gracia y ternura que piense que es porque pueda remover sentimientos. Jajajaja. Nada más lejos de la realidad. Pero lo dejo con la incertidumbre. Que piense lo que quiera… si quiere.
Yo, aca, con mis traumas.
Que también son míos.

Pero hoy, considerándo mi estado de ánimo.
Quiero ir.
Enfrentar el encuentro paranormal.
Ver a un viejo fantasma.
Hoy, mi escudo protector lo permite.
No he de estar tan gacha, considerando que mi amigo gay me dijo: “si fuera machín, si te daba. Te ves super femenina con tus vestidos. Neta, estás lindísima”. jajajaja.
No bueno, me subió al cielo.
Falta que no me dé un ranazo (suerte que todavía traigo los almohadones protectores).
Es hoy.
A ver qué pasa.
:)
Te hablé… pero no voy a rogarte.
Te necesitaba, y me abandonaste otra vez.
La diferencia es que ya no me importa.
Haces que siempre piense lo peor.
Y lo peor, casi siempre acaba por confirmarse.


Lo que sigue, es con cariño para ti:
pEndejo!