Resultado de imagen para mama de miguel bose 

Creo que nunca antes había sido más fan de Azulvioleta. Jaja. Yo, con mis experimentos en casa, retomé la platinada de pelo.  Tenía ya varios meses que por fin lo dejaba descansar, no había encontrado el look que me gustara, hasta ayer.
Se lo dije: voy a volver a pintarme el pelo plata.  Así te ves bien, no te hagas nada… te diré lo que va a pasar: te lo vas a pintar, te lo vas a maltratar, no te va a gustar y te lo vas a ir a cortar, respondió. Su sueño (a veces el mío, pero no siempre), es que nunca me corte el pelo hasta tenerlo al estilo Rapunzel. A lo que le digo: si tanto te gusta el pelo largo, déjatelo crecer tú. Así que lo ignoré, como siempre. Jaja.
La verdad, es que nunca he podido confiar en su percepción. Él no distingue largos, ni colores. Para él, si no rebasa las rodillas, es pelo corto; en cuanto a colores, todos los tonos son iguales.
En fin, me di a la tarea de decolorarme la peluca entera. Luego, pedí su ayuda: donde veas negros, cafés o naranjas pon decolorante. Reafirmo lo que dije: pues yo lo veo todo igual, dice; viendo yo el arcoíris de cobrizos que me dejé.
Generalmente me he puesto unas jodas en el pelo que ¡ay Dios! Pero lo que siempre he pensado: es pelo. Ya crecerá. Y si no, pues de pelo suelto como el chiste. Jaja.
En fin, decolorado irregular me puse el platino. Como siempre, con unos puntos de tinte negro para que amarre. Esta vez, creo que me pasé de negro y de tiempo. Dije, más negro para que mate todos los naranjosos. Dije más tiempo para que los naranjosos se alcancen a tapar.
El resultado: estropajo morado intenso. ¡Jesús! Ni hablar, me atasque el pelo de un aceite reestructurante. Amanecí, me bañé y bajo la luz amarilla de 5 whats de mi baño, lo vi de un gris plomo. Wow, dije… qué bonito. Aunque salí del baño casi decepcionada.
Le digo: ya se me quitó lo morado, en el fondo me había gustado. Alzó las cejas. Lo ignoré recordando que no distingue tonos. Hice mi rutina de mañana. Llegué a la oficina y antes de bajar del carro, me topé con mi imagen en el retrovisor. ¡Jesúsdelmuerto!, dijera lOlO. Se me salió una estruendosa carcajada nerviosa: azulvioleta. Tía pelucas me viene guanga.
Tomé mi luz, mi éxtasis, mi volver a empezar… mi dignidad y bajé del carro para iniciar mi jornada laboral godinez. Dos que tres compañeros han pelado los ojos, otros son más discretos (o daltónicos como él) y no han hecho gesto alguno. Jaja.
Justo acabo de leer un post, en el que decía la autora que le gustaría tener el pelo azul, pero que ya era madre y que sus hijos merecían una mamá que se viera más o menos seria.
¡Válgame!... si la madre de Miguel Bosé (Doña Lucía) puede hacerlo, por qué quedarse con las ganas. Repito, es pelo y a lo peor que podremos llegar será a andar de pelo suelto.
Así me verán una temporada más fánatica que nunca de Azulvioleta. Qué falta de seriedad la mía, pues. Jaja



Ahora que he andado en el mundo de la moda, frívolo... como algunos de sus operadores y protagonistas (no todos); me encontré con "todo un personaje", como lo llamó el Director de la empresa cuando me preguntó que si ya lo conocía.

Este personaje, fue el único que me apapachó a mi llegada. Literal. En otro capítulo hablaré de mis traumas. Jaja.

Hoy, este personaje me sorprendió. Después de la apapachada, claro. Ja.
Compañera, ¿va a trabajar el lunes?, me preguntó. Claro, aún no tengo vacaciones para hacer puente, contesté (de hecho no tengo ni la planta para pensar en vacaciones) (jaja). Y sigue: yo pedí el día con mucha anticipación, es que voy a ir a ver a "Maicol".

Por poco se me sale el "Eso sí", que aplica mi papá cuando no sabe del tema en una conversación.  O el "Eso", cuando o no le interesa de plano, o de verdad concuerda con lo que le están diciendo.

Aquí, aplicaba el "Eso sí". Porque ni idea tengo de quién diablos es el "Maicol", supuse que un compañero de trabajo. Así que pregunté ¿a quién?, qué tal que no había oído bien.

A "Maicol" m'hijo. Y ahora sí, respondí "Eso sí". Siguió: es que tiene competencia en León. Yo, nuevamente con mi "Eso sí". Sigue: es que es "acleta" paralímpico.

:O (mi cara) ¿En qué deporte?, pregunto abandonando todos los "esos" de mi papá. En halterofilia, responde orgulloso. Y se suelta:

Ha viajado ya a muchas partes al interior... ¡y también a otros países! El nació "normal", pero a los 11 añitos le detectaron un tumor canceroso en la rodilla y le desarticularon toda su piernita, desde aquí (apunta la cadera). Ahora tiene 15 años, y su sueño siempre había sido viajar por el mundo. Ya compite con los grandes [de edad y de rendimiento, digo yo]. La primera vez que fue a Brasil, no querían llevarlo porque no cumplía con la edad; pero como él se ganó su pase, se lo llevaron que "a foguear" y, en la fogueada, regresó con medalla de plata. Su próxima meta es Tokio 2020.

¡Felicidades, compañero!, qué orgullo y qué increíble ejemplo de vida, respondo sinceramente. ¿Y los apoya el gobierno económicamente?, pregunto. Pues está becado, responde, pero hasta el momento no le han depositado; como sea uno le sale [puto gobierno]. Y continúa: "Maicol" es un ejemplo de vida para mí, luego te enseño fotos, me dice sonriente. ¡Por favor! Será un gusto conocer a "Maicol", finalizo.

Y me conmuevo profundamente.
¿Cuándo vas a pensar que una tragedia te lleve a cumplir tus sueños?
Verdaderamente te aplaudo, Maicol. Y también le aplaudo al personaje de mi trabajo.
Qué vidas, y ahí andan echándole ganas y alcanzando sueños.

Y uno aquí, nomás pendejeando.
"Eso", me respondiera mi papá en absoluto acuerdo conmigo.
Jaja.





Estaba pensando cómo cada uno tiene sus realidades, tan distintas. Y también lo grinch que me he vuelto. Puaj!

Dice una compañera reciéncasada (escasos 4 días) con voz de amor a tope: "Voy a salir a comer con unas amigas, pura SEÑORA copetona" Ríe de su chiste. Yo, callo. No encuentro el chiste. Sigue: "Es que como ya soy señora". Respondo con un parco: "Ah". Y sigue: "Ay, todo es tan lindo... él está super emocionado, todo tierno; es más el día de la boda no se quería ni dormir, me dijo: 'es que no inventes, cómo me voy a dormir... ni siquiera puedo creer que hoy fue el día de mi boda y que estés aquí conmigo". Sonrío y deja que siga hablando para las demás, cerrando oídos.

Dios.
¿Yo por qué no iría a la película de mi boda?
Lo que recuerdo, es que su mejor amiga, no se despegaba ni un segundo de nosotros. Que acabó la fiesta y seguimos en casa de mis papás en plan FAMILIAR; que como ella era "como su hermana" y no le quedaba otro familiar cerca, siguió pegada como chicle. Que hasta mi tía, [río ahora de su chiste] le dijo: "ay muchacha ya déjalos solos, no te has despegado ni un segundo, qué bárbara, parece que te casaste con ellos. Ya hasta se acabó la fiesta, quedamos pura familia y tú aquí" [aplausos para mi tía] [Después me encargaría yo de despegarla lo suficiente de NUESTRA vida. Muahaha]. Incómoda la muchacha, anunció que se iba, a lo que mi AMABLE esposo dijo, "te llevo a tu casa", agregando en cuanto pelé los ojos: "¿Me acompañas?". Sonreí y le tomé la mano [Traducción: sobre mi cadáver llevas a tu hermana PUTATIVA solo].

Regresamos y minutos después, estaba mi AMABLE Príncipe Valiente dormido abrazado de mi PRIMO HERMANO FAVORITO, que desde ese momento me sustituyó por su NUEVO PRIMO HERMANO FAVORITO . Jaja.

Tal vez no era yo la princesa de sus sueños.
Tal vez en mi sueño también había otra noche de bodas un poco más romántica; casi como la melosa de mi compañera. En realidad, con un poco más de acción que no querer dormir sólo por emoción, sino por acción.

Jaja.


El último 20 de septiembre entré en pánico. Me di cuenta que ya no tenía noticias de él. No recuerdo si ya lo conté, pero en un arranque de “nunca más”, lo borré de mi feis para siempre. Creí que era el último hilo rojo del destino (forzado) que me conectaba con él; pero me olvidaba de una vieja tradición: E-mail.

Así que desde un celular con touch agonizante (que yo mis celulares siempre parece que los atropella un camión), con un gran esfuerzo (para atinar a las letras, a gire y gire el celular, parecía que jugaba con un rehilete en lugar de enviar un m
ensaje), escribí un mensaje de cumple simple. Como la respuesta que recibí. Supongo que tampoco sirve su touch. Ajá. Jaja.

Dije (en resumido): “… no sé tú, me aplastan los años; pero como sea, agradecer la familia completa, la vida, la salud, el trabajo… y todo eso; que casi tuve un ataque de ansiedad de ver que acaba el día y por poco no te felicito [quise decir, de ver que ya no estás en mi feis y no sé nada de ti]. Pero sé que por ahí andas, y bien; porque hierba mala nunca muere. Que seas feliz, a pesar de este apocalipsis”.
Y cual Frankie Rivers (pero de los refranes), contestó: “Ya lo dijo el gran poeta y filósofo Bob Marley: ‘Lo que ha de ser, será’. Muchas gracias, ya sabes, como siempre”.

Simple. Su touch. Jaja.

De vez en cuando, entro nuevamente en pánico… no tener noticias de él al alcance de un clic, me pesa; así que en estos días visité su perfil. Una foto nueva. Tres parejas y él: solo. Primero, alegría: por ahí anda en la vida, sé que no morirá nunca; porque hierba mala nunca muera. Luego, pena: ¿por qué solo?

No resistí la tentación y envíe un E-mail. Contestó increíblemente más palabras de las que esperaba. Y entre muchos ires y venires (en donde me aplasta y me levanto... o "Me caigo y me levanto", de Cortázar; acá la Frankie Rivers de las letras, jojo); lo dice: “Yo, Guen… solitario, pasado de moda con ideas revolucionarias, en un mundo que no está diseñado para ser feliz o libre”.

Bueno, fue un resumen de lo que dijo. Me parece increíble. Si pudiera, le devolvía a su Blancanieves, que tuviera siete enanos y que fueran felices para siempre; pero supongo que han sido decisiones de su vida.  Tonto no es. Ha de preferir la libertad y la tranquilidad… ser Dorian Grey tiene su precio. 

En fin, Frankie Rivers, deseo de todo corazón que la vida lo ponga en la película de sus sueños; mientras tanto, viva la vida loca. Jaja.


Desperté a media madrugada en días pasados. Me encontré con un concierto de ronquidos que me robaban el sueño al mismo ritmo. Después de mucho vueltayvueltaentresábanas sin resultado, me levanté por un vaso con agua para tomar un Simplex; porque junto con el insomnio, crecía mi ansiedad y mal humor.

Y como en la imagen, sucedieron historias express inesperadas: el ataque de una cucaracha voladora (ñañaña); y el ataque de Lucho (ñañañañañaña). Ja. Me ahorraré detalles de la historia de la cucaracha, voy con Lucho.

Le devolví el mensaje que una vez me mandó: “ahorita me levanté a tomar agua y me acordé de ti”. Ah, y también me atacó una cucaracha voladora que me robó el sueño. Y contestó al instante:

Lucho: :O ¿qué haces despierta a estas horas, niña?
Yo: ¿La sorpresa es por la cucaracha?
Lucho: no, es por el mensaje. ¿Y por qué te acordaste de mí?
Yo: por el agua.
Lucho: ¿Qué tiene qué ver el agua?
Yo: hace miles de años…
Lucho: Ya sé, yo te dije eso en un mensaje. ¿Cómo te acuerdas?
Yo: me acuerdo de muchas cosas.
Lucho: pues yo me he acordado de ti, otras veces; sin ir por agua en las madrugadas.

Uh, y creo que fue una combinación de su verrrrbo y la pastilla: entré en modo relax; de ése que hasta te pone una sonrisa de idiota en la cara. Y sigo:

Yo: estoy muy relajada; será la pastilla o el verrrrrbo que te avientas; eso sí. Es un verbo bonito. Jaja.
Lucho: yo nunca te he mentido, todo lo que he dicho lo he sentido.
Yo: yo creo que siempre mientes.
Lucho: ¿Quieres que te diga otra verdad?
Yo: A ver…
Lucho: Nunca olvidaré aquel beso.
Yo: Ah sí, a mí tampoco se me olvidan. ¿Dices los que ponías en los monotes cuando me mensajeabas, verdad?
Lucho: No. Digo el día que fuimos a cenar.
Yo: Pues de eso no me acuerdo. Pero he tenido la tentación de probar el tocino de avellanas con sabor a muerto. Jaja.
Lucho: No manches me dejas así :O te acuerdas de casi todo. Y de lo bueno no te quieres acordar. Oye, ¿nos podemos ver un día de estos?
Yo: No creo.
Lucho: Uh :(
Yo: Mi visa venció hace tiempo.

De risa.
Verrrrbo, como le dije, puede ser cualquiera.
Le agradezco la entretención en el insomnio, pero en este momento a mi vida no le hace falta. Me siento tranquila, aunque a veces quisiera ahorcar camellos, en el fondo sé que estamos construyendo algo. Que lo elijo y él me elige a mí y eso nos ha costado mucho tiempo como para ahora tirarlo por la ventana.

Lucho, como he dicho; en su momento le hiciste tanto bien a mi vida; espero que seas muy feliz y que la vida te dé todo lo que necesites. 

Lucho, no olvides que ya no te quiero. 
Jaja.

Cada cosa me hace darme cuenta de lo ruqui que estoy. Hasta este instante en el que descargué la App de Blogger para escribir cuando llegue un chispazo, no cuando "tenga tiempo" que es nunca.

Dije app de blogger esta modernidad...

Momento de insomnio, con tantas historias en la cabeza, que ahora guardo para los chispazos, porque me queda una hora de sueño 😭

Gracias vida por los años, que de pronto me facilitan tantas cosas. Menos las canas, la cada vez más pronunciada flacidez y estoy esperando la próxima pérdida de masa muscular de la vejez (esa que te hace ver como perro parado) digo, para evitarme la dieta.

Jaja
Bonjour putos casi 40.
Jum